La misa paso a paso

Haced esto en memoria mía, Parte 69: Dispuestos a comulgar

"El Cuerpo de Cristo". "Amén". Al continuar nuestra discusión sobre la Sagrada Comunión, consideramos quién puede recibir la Comunión. La Diócesis de Peoria nos recuerda: "La Sagrada Comunión es para todos los que están debidamente dispuestos a recibirla. Para estar debidamente dispuestos debemos ser católicos, estar en estado de gracia y haber ayunado una hora antes de la recepción de la Sagrada Comunión"(A Study of the Mass, p. 19).

Un signo de unidad

¿Por qué católico? La recepción de la Sagrada Comunión es el signo más pleno de la unidad de los cristianos. Como hemos dicho antes, recibir a Cristo en la Eucaristía nos une a Él. Puesto que hay un solo Cristo, Él nos une como uno solo. Sin embargo, ¿qué pasaría si una persona que cree que Jesús está realmente presente recibe la Comunión mientras que otra persona que cree sólo en una presencia simbólica la recibe? Eso sería un problema. Serían dos personas haciendo un signo externo de unidad que no sería verdadera unidad. Esta falsa unidad no respetaría la verdadera presencia de Jesús, así como la unidad por la que Él oró en la Última Cena. Por eso la recepción de la Sagrada Comunión se limita primero a los que creen que Cristo está verdaderamente presente: Cuerpo y Sangre, Alma y Divinidad. Puesto que ésta es la creencia católica, los católicos (así como las Iglesias ortodoxas y católicas orientales que mantienen sacramentos válidos y creen que Cristo está verdaderamente presente) son elegibles para recibir la Comunión. Además, limitar la recepción de la Comunión a los católicos protege la integridad de los no católicos. Cuando recibimos la Comunión, lo primero que oímos es: "El Cuerpo de Cristo". Respondemos con "Amén", indicando que sí creemos que el Cuerpo y la Sangre de Jesús están realmente presentes y deseamos recibirlo. Para los no católicos que no creen que el Cuerpo de Cristo esté realmente presente, recibir la Comunión contradiría sus creencias. Estarían diciendo "Amén" a una afirmación en la que no creen. Por lo tanto, no permitirles recibir la Comunión en realidad respeta sus creencias.

Primer plano de un sacerdote católico y un diácono durante el rito eucarístico en la misa

Preparados para recibir

¿Por qué debemos estar en estado de gracia para recibir la Comunión? Sencillamente, porque Jesucristo en la Eucaristía es Dios, todo perfecto, todo santo, todo amor. Recibirlo en estado de pecado es una ofensa a su bondad. Charles Belmonte enseña: "Nunca debemos atrevernos a recibir la Eucaristía en estado de pecado mortal. Hacerlo es abusar sacrílegamente de la misericordia de Dios. Sólo un amor superficial y falso, basado en el mero sentimentalismo, puede llevarnos a tan detestable proceder. Este maltrato del sacramento es una grave ofensa a Dios. La advertencia de San Pablo al respecto es muy clara: "Quien come el pan o bebe el cáliz del Señor indignamente, se comportará indignamente con el cuerpo y la sangre del Señor. Cada uno debe recogerse a sí mismo antes de comer este pan y beber esta copa; porque quien come y bebe sin reconocer el cuerpo, come y bebe su propia condenación"(1 Co 11, 27-29). [...] Por tanto, no podemos -ni debemos- recibir al Señor con el alma sucia por el pecado. Si nos damos cuenta de que tenemos un pecado grave, aunque parezcamos contritos, no podemos ir a recibir la Sagrada Eucaristía sin previa confesión sacramental"(Comprender la Misa, pp. 182-3).

En esta línea, Belmonte señala que San Juan Pablo II enseñó: "Los dos sacramentos de la Reconciliación y de la Eucaristía permanecen estrechamente unidos. Sin una conversión continuamente renovada y la recepción de la gracia sacramental del perdón, la participación en la Eucaristía no alcanzaría su plena eficacia redentora... No es sólo que la Penitencia lleve a la Eucaristía, sino que la Eucaristía lleva también a la Penitencia. En efecto, cuando nos damos cuenta de a quién recibimos en la Comunión eucarística, brota casi espontáneamente el sentimiento de indignidad, junto con el dolor por los propios pecados y la necesidad interior de purificación"(Comprensión de la Misa, p. 184; Juan Pablo II, Carta del Jueves Santo [1986], 8; DC, 7). Por supuesto, sabemos que somos indignos de recibir un don tan asombroso, pero estamos obligados a hacer todo lo posible para estar lo mejor preparados que podamos. Por eso es tan importante hacer uso regularmente del Sacramento de la Reconciliación y esforzarnos por estar en estado de gracia.

Sacerdote dando la absolución a un penitente durante el Sacramento de la Reconciliación

Hambre de Dios

¿Por qué ayunar una hora antes de la Comunión? Cuando no comemos, tenemos hambre. Cuando comemos mucho, aunque sea nuestra comida favorita, no queremos más. El ayuno es una forma milenaria de crecer en el hambre, en este caso del Dios vivo. El hambre nos recuerda que anhelamos saciarnos, que anhelamos saciar nuestra hambre. Esto funciona para el cuerpo, pero también para el alma. Cuando "vaciamos" nuestro corazón con el ayuno, nos damos cuenta de que el espacio vacío debe ser llenado por Dios. Como dijo San Agustín, el único que realmente llena esa hambre es Dios ("Nuestros corazones están inquietos hasta que descansan en Ti"). Ayunar durante una hora nos ayuda a estar mejor centrados en Dios para nuestro alimento y preparados para recibirle en la Sagrada Comunión. El ayuno antes de la Misa generalmente incluye alimentos y bebidas no necesarias como alcohol, refrescos, etc. El agua está permitida, así como los medicamentos. Para los que están gravemente enfermos (hospital, asilo, confinados en casa) y para los que cuidan de ellos, la regla del ayuno no se aplica. Por ejemplo, una persona en el hospital que está almorzando cuando llega el sacerdote puede recibir la Comunión. Lo mismo ocurriría con una enfermera que acaba de terminar su descanso para comer cuando llega el sacerdote.

Después de repasar la disposición adecuada para recibir la Comunión, la próxima vez repasaremos las directrices oficiales para recibir la Comunión. Estas directrices siguen haciendo hincapié en nuestra creencia en la verdadera presencia de Cristo en la Eucaristía y proporcionan orientación para las personas de diversos orígenes que puedan estar presentes en la Misa.

Sacerdote rezando sobre el altar mientras los feligreses se arrodillan en oración con un crucifijo de fondo durante la misa católica.

Para reflexionar:

1. Revisa las formas en que te preparas para eventos significativos en tu rutina diaria o semanal. 2. Aumenta tu conciencia del propósito del ayuno antes de recibir la Sagrada Comunión tomando decisiones intencionadas sobre cómo pasas ese tiempo antes de la Misa.

2. Reza con las palabras de San Pablo a los Corintios en 1 Corintios 11:17-34. 3. Considera qué pasos puedes dar para estar más adecuadamente dispuesto a recibir el don de la Sagrada Comunión.