La misa paso a paso

Haced esto en memoria mía, Parte 70: Directrices de la USCCB para recibir la Sagrada Comunión

¿Cuáles son las normas oficiales para recibir la Sagrada Comunión? La última vez, examinamos los tres requisitos para recibir la Comunión: ser católico, estar en estado de gracia y observar un ayuno previo de una hora. Para ayudar a la gente a entender y ser claros, la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos elaboró una lista de directrices que cubrirían a cualquiera que pudiera estar en Misa. A veces verá estas directrices impresas en los programas de Misas especiales o a menudo en (o dentro de) la portada de los Misalitos. Ya que las tratamos un poco la última vez, esperamos que las dos primeras secciones le suenen familiares. Para una mirada más cercana a las directrices USCCB, se enumeran aquí:

PARA CATÓLICOS: Como católicos, participamos plenamente en la celebración de la Eucaristía cuando recibimos la Sagrada Comunión. Se nos anima a comulgar con devoción y frecuencia. Para estar debidamente dispuestos a recibir la Comunión, los participantes no deben ser conscientes de pecado grave y normalmente deben haber ayunado durante una hora. Una persona que es consciente de pecado grave no debe recibir el Cuerpo y la Sangre del Señor sin previa confesión sacramental, excepto por una razón grave en la que no hay oportunidad para la confesión. En este caso, la persona debe tener presente la obligación de hacer un acto de contrición perfecta, incluyendo la intención de confesarse lo antes posible ([Código de Derecho Canónico] canon 916). Se recomienda a todos la recepción frecuente del sacramento de la Penitencia.

Copones de oro con hostias de comunión

PARA NUESTROS HERMANOS CRISTIANOS Acogemos a nuestros hermanos y hermanas cristianos en esta celebración de la Eucaristía. Rezamos para que nuestro bautismo común y la acción del Espíritu Santo en esta Eucaristía nos acerquen unos a otros y comiencen a disiparse las tristes divisiones que nos separan. Rezamos para que éstas disminuyan y finalmente desaparezcan, conforme a la oración de Cristo por nosotros "para que todos sean uno"(Jn 17, 21). Dado que los católicos creemos que la celebración de la Eucaristía es un signo de la realidad de la unidad de fe, vida y culto, los miembros de aquellas Iglesias con las que aún no estamos plenamente unidos no son admitidos ordinariamente a la Sagrada Comunión. La participación eucarística en circunstancias excepcionales por parte de otros cristianos requiere un permiso según las directrices del obispo diocesano y las disposiciones del derecho canónico (canon 844 § 4). Se insta a los miembros de las Iglesias ortodoxas, de la Iglesia asiria de Oriente y de la Iglesia nacional católica polaca a respetar la disciplina de sus propias Iglesias. De acuerdo con la disciplina católica romana, el Código de Derecho Canónico no se opone a la recepción de la Comunión por parte de los cristianos de estas Iglesias (canon 844 § 3).

PARA LOS QUE NO RECIBEN LA SAGRADA COMUNIÓN Se anima a todos los que no reciben la Sagrada Comunión a expresar en sus corazones un deseo orante de unidad con el Señor Jesús y entre sí.

PARA LOS NO CRISTIANOS Acogemos también en esta celebración a quienes no comparten nuestra fe en Jesucristo. Aunque no podemos admitirlos a la Sagrada Comunión, les pedimos que ofrezcan sus oraciones por la paz y la unidad de la familia humana.

Primer plano de las manos de un ministro de la Eucaristía recogiendo una hostia consagrada de un copón de oro para distribuirla para la Comunión.

¿Qué pasa con los que no pueden comulgar? Como podemos ver aquí en las directrices de la USCCB, se nos pide que recemos por la verdadera unidad y la disminución de las divisiones. Recordemos que Jesús oró por la unidad en la Última Cena: "No ruego sólo por ellos, sino también por los que crean en mí por su palabra, para que todos sean uno, como tú, Padre, en mí y yo en ti, para que ellos también estén en nosotros"(Jn 17, 20). El Señor desea que estemos unidos. Es un gran desafío para nosotros tener presente esta oración de Jesús y unirnos a él en la oración por un verdadero crecimiento en la unidad. Para los que no pueden comulgar en este momento, existe también lo que se llama una oración de Comunión Espiritual. Lo veremos más de cerca la semana que viene.

Para reflexionar:

1. Practicar una conversación con un no católico o un católico no practicante sobre la disposición necesaria para recibir la Sagrada Comunión. 2. Desarrollar un enfoque que respete las verdades sobre la Eucaristía y exprese cuidado y preocupación por el otro.

2. Accede a una guía de Examen de Conciencia y haz de la reflexión sobre tus pensamientos, palabras y acciones un ejercicio nocturno. 3. Familiarízate con las oportunidades para recibir el Sacramento de la Penitencia en tu zona y haz que este sacramento forme parte de tu rutina habitual. Si has estado alejado de este sacramento, concierta una cita con un sacerdote para hablar de tu situación.