La misa paso a paso

Haz esto en conmemoración mía, Parte 72: Cómo recibir

Te habrás dado cuenta de que la gente recibe la Comunión de diferentes maneras. ¿Existe un modo correcto? ¿Cómo debemos comulgar exactamente? En primer lugar, es importante notar que recibimos la Comunión. La Sagrada Comunión es nuestro mayor don, un don que se recibe a través del amor generoso de Jesús. La Sagrada Comunión nunca debe ser tomada por nuestra propia acción. Como dice la Instrucción General del Misal Romano: "No está permitido a los fieles tomar por sí mismos el Pan consagrado o el sagrado cáliz y, menos aún, repartirlos entre ellos". La norma establecida para las Diócesis de los Estados Unidos de América es que la Sagrada Comunión se reciba de pie, a no ser que algún fiel desee comulgar arrodillado"(IGMR, 160). Es posible hacer adaptaciones para quienes no puedan estar de pie o arrodillados. Muchas iglesias tienen áreas donde la Comunión es llevada directamente al banco para aquellos que encuentran difícil caminar para recibir la Comunión. La instrucción deja claro que estamos recibiendo el don de la Sagrada Comunión y no tomando este don para nosotros mismos, una verdad que enfatizamos en la postura que observamos al recibir la Sagrada Hostia. Para aquellos que reciben en la mano, mantenemos nuestras manos firmes con un trono de palma abierta para recibir a Nuestro Señor verdaderamente presente. Para los que reciben en la lengua, estamos quietos mientras esperamos la colocación de la Sagrada Hostia en la lengua.

Primer plano de la mano de un sacerdote católico levantando una hostia consagrada antes de dársela a un feligrés durante la Comunión.

¿Por qué nos inclinamos antes de comulgar?

A menudo veo que la gente se inclina antes de acercarse al ministro. ¿Debería hacerlo yo también? Sí. Como continúa elGIRM, "Al recibir la Sagrada Comunión, el comulgante inclina la cabeza ante el Sacramento como gesto de reverencia y recibe el Cuerpo del Señor de manos del ministro... Cuando la Sagrada Comunión se recibe bajo ambas especies, la señal de reverencia se hace también antes de recibir la Preciosa Sangre"(GIRM, 160). Como he compartido a menudo cuando enseño a los niños posturas de oración y reverencia, nuestra señal de reverencia en realidad proporciona una oportunidad para que nuestros cuerpos ayuden a recordar a nuestras mentes y corazones quién creemos que está ante nosotros. Creemos que Jesús, Dios Todopoderoso, Segunda Persona de la Trinidad, está ante nosotros en la Sagrada Eucaristía. Nuestra reverencia nos ayuda a recordar que realmente está ahí y que creemos que realmente está ahí. Como tantas otras partes de nuestra vida que se repiten con regularidad, podemos correr el riesgo de pasar por el mero trámite de esta parte de la Misa. Sin embargo, si así lo hiciéramos, ¡estaríamos pasando por alto a Jesús, que está realmente allí ante nosotros! La próxima vez que te acerques a la Sagrada Comunión, acepta el reto de inclinarte realmente con reverencia y recuerda que Jesús está allí. Quizás reza para ti mismo aquellas palabras de Santo Tomás: "Señor mío y Dios mío"(Juan 20:28). En esta línea, la Diócesis de Peoria dice: "Incluso la procesión hacia la Comunión es un gran acto ritual, mientras nos acercamos humildemente al Señor Jesús". Los Obispos de los Estados Unidos han pedido que hagamos una reverencia como signo de reverencia hacia la Eucaristía antes de recibirla... Es un encuentro mientras lo recibimos: Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad".(A Study of the Mass, pp. 19-20).

Primer plano de un joven arrodillado recibiendo la comunión en la lengua durante la misa

Consejos prácticos para recibir la comunión

¿Qué tal unos consejos prácticos? Por supuesto. Como mencioné anteriormente, una buena manera de estar en el modo de "recibir" es permanecer quieto mientras el ministro te trae la Hostia. Como nota práctica, a menudo he notado que algunas personas se abalanzan hacia la Sagrada Hostia, o a veces aquellos que tienen la intención de recibir en la lengua incluso muerden la hostia o lamen hacia arriba. Para aquellos que reciben en la mano, he notado que a veces la gente ya está cerrando su mano antes de que la Hostia sea colocada allí. Supongo que son formas de ayudar al ministro; sin embargo, lo más fácil y quizá lo más orante es permanecer quieto hasta que Jesús en la Sagrada Hostia venga a ti.

Para los que reciben en la mano, el P. Oury señala que San Cirilo ofrece instrucciones: "Cuando os acerquéis, no lo hagáis con las palmas de la mano extendidas, ni con los dedos muy separados... Hacedle un trono con la [mano] izquierda. En el hueco de tu mano recibe el Cuerpo de Cristo y responde: Amén... [C]onsume [La Hostia] y cuida que no se pierda nada... Dime, si te dieran unos granos de oro, ¿no los guardarías con el mayor cuidado para no perder ninguno y ser más pobre? ¿No deberíais tener aún más cuidado de no dejar caer ni una sola partícula de lo que es más precioso que el oro o las piedras preciosas?(La Misa, pp. 121-2; Catequesis mistagógica 5, 21). San Cirilo nos recuerda que debemos acoger dignamente al Rey de Reyes, ciertamente tanto recibiéndole bien como honrando su presencia hasta en los más pequeños fragmentos. San Cirilo nos invita a examinar nuestras manos y dedos en busca de cualquier partícula de la Eucaristía después de haber recibido a Nuestro Señor.

Primer plano de un sacerdote católico colocando una hostia consagrada en las manos de un feligrés durante la Santa Comunión en Misa.

Un último consejo práctico podría ser pensar en lo que estás diciendo cuando dices "Amén". Te animo a que sea un Amén enérgico, recordándote a ti mismo que esa palabra significa: "Jesús, creo que estás realmente aquí". Este Amén es una importante oración de fe en el momento de recibir la Sagrada Comunión. Charles Belmonte reflexiona más sobre el Amén: "Sí, Señor, creo. Te amo y espero en ti. Sé que mi tiempo de espera ha terminado, porque mi esperanza se hace ahora realidad que colma las necesidades más profundas de mi fe y de mi caridad. Tú eres mío y yo soy tuyo... Mi alma te adora en la quietud"(Comprender la Misa, p. 187). Hagamos nuestra esta hermosa oración de fe, la próxima vez y cada vez que digamos Amén y recibamos el Cuerpo y la Sangre de Nuestro Señor Jesús.

Para reflexionar:

1. Medita sobre la humildad de Jesús que Pablo describe en su Carta a los Filipenses 2:5-10. Ten presente este pasaje cuando te acerques a la Eucaristía y te inclines en reverencia. Alternativamente, ora con otros pasajes de las Escrituras que nos invitan a inclinarnos ante el Señor (por ejemplo, Salmo 5:7; Salmo 138:2; Mateo 8:2).

2. Apocalipsis 3:14 describe a Jesús como "[e]l Amén, el testigo fiel y verdadero". Reza con Jesús como el "Amén" y pide la gracia de unir tu "Amén" al comulgar a su "Amén" a la voluntad del Padre.