La misa paso a paso

Haced esto en memoria mía, 73ª parte: Comunión bajo las dos formas

La última vez, hablamos de hacer una señal de reverencia antes de recibir la Comunión en la sagrada hostia o en el cáliz. En esta ocasión, consideraremos en particular la recepción del cáliz. Es posible que haya notado diferencias en lo que las iglesias hacen para la Comunión. Alguien que viaja puede encontrar parroquias donde se ofrece la Preciosa Sangre y otras donde todos reciben la hostia sagrada sin recibir del cáliz.

Veamos La Instrucción General del Misal Romano: "Es muy conveniente que los fieles, como está obligado a hacer el mismo Sacerdote, reciban el Cuerpo del Señor de las hostias consagradas en la misma Misa y que, en los casos en que esto esté previsto, participen del cáliz, para que, incluso por medio de los signos, la Comunión se manifieste más claramente como participación en el sacrificio que realmente se celebra"(IGMR, 85). El punto aquí es enfatizar que recibir la Comunión en sí debe ayudar a unirnos al Santo Sacrificio - a través de las hostias consagradas en la Misa y, (luego notar) "donde esto está previsto," del cáliz.

Sacerdote católico y diácono elevando la hostia consagrada y el cáliz sobre el altar durante la misa

¿Cuándo comulgamos del cáliz?

Entonces, ¿cuándo pueden los fieles recibir del cáliz? El IGMR nos recuerda que los obispos tienen autoridad para dar directrices sobre el modo de recibir la Comunión en sus diócesis. Esto se debe a que los obispos son los encargados de la liturgia en sus diócesis. El GIRM proporciona algunas directrices a seguir por los obispos: "La Sagrada Comunión tiene una forma más plena como signo cuando tiene lugar bajo las dos especies. Porque en esta forma el signo del banquete eucarístico es más claramente evidente y se da una expresión más clara a la voluntad divina por la que se ratifica la nueva y eterna Alianza en la Sangre del Señor, así como la conexión entre el banquete eucarístico y el banquete escatológico en el Reino del Padre"(IGMR, 281). ¿Qué dice este párrafo con "ambas clases" (o a veces vemos la descripción "ambas formas")? La referencia aquí es a la Comunión ofrecida bajo la forma de la sagrada hostia y en el cáliz. Es decir, que la Comunión se ofrecería en formas que implican tanto comer como beber.

¿Por qué no recibimos siempre del Cáliz?

Entonces, ¿por qué no comulgamos siempre bajo las dos formas? Lo creas o no, una sencilla razón es la practicidad. Para que muchas personas beban del cáliz se necesita un cáliz muy grande o varios cálices. Dependiendo del tamaño de la parroquia, esto podría no ser un problema; pero en parroquias que son muy grandes, esto puede convertirse en un desafío. En una parroquia que visité, había entre 10 y 20 ministros extraordinarios de la Sagrada Comunión en cada misa. Como se puede imaginar, preparar a todas estas personas y llevarlas a sus puestos era todo un proceso. Otra razón práctica para algunos obispos y párrocos es la preocupación por la reverencia y por la posibilidad de derramar la Preciosa Sangre. Además, con el aumento de la sensibilidad por la salud, para algunos compartir el cáliz es un reto personal.

Vasos sagrados que contienen el Precioso Cuerpo y la Preciosa Sangre de Nuestro Señor en el altar.

Junto con algunas de estas razones prácticas, hay también una consideración de fe basada en nuestra creencia de que Jesús está real y completamente presente bajo cualquiera de las dos formas de Comunión. El GIRM afirma: "Los sagrados pastores procuren que los fieles... conozcan, por los medios más adecuados, la doctrina católica sobre la forma de la Sagrada Comunión, establecida por el Concilio Ecuménico de Trento. Sobre todo, deben instruir a los fieles cristianos en que la fe católica enseña que Cristo, entero y verdadero Sacramento, se recibe incluso bajo una sola especie, y que, por tanto, en cuanto a los frutos resultantes, quienes reciben bajo una sola especie no se ven privados de ninguna gracia necesaria para la salvación"(IGMR, 282). Este texto recuerda a los pastores que deben asegurarse de que la gente sepa que recibir la hostia es recibir a Cristo entero; recibir del cáliz es recibir a Cristo entero; recibir ambas formas es recibir a Cristo entero. Ha habido momentos en la historia en los que esta enseñanza no estaba necesariamente clara; para algunos, recibir la Comunión bajo una sola forma puede ayudar a esa claridad.

Primer plano de los vasos sagrados utilizados para la Comunión

¿Quién decide cuándo recibimos del Cáliz?

En última instancia, la decisión corresponde al obispo, que puede optar por hacerla extensiva a cada párroco. Los obispos están encargados de hacer lo que crean que será más útil para la gente espiritualmente, mientras que al mismo tiempo guardan la verdadera fe y reverencia por Jesús presente en el Santo Sacramento. Así que, cuando viaje y note que algunas parroquias tienen la Comunión bajo ambas formas y otras no, sepa que el obispo y el párroco han decidido, de acuerdo con las instrucciones del GIRM, hacer lo que creen que es mejor para sus parroquias y su gente en este momento. Como siempre, si no entendemos la sabiduría de nuestros líderes en estas decisiones, estamos invitados a rezar por la guía y sabiduría del Espíritu Santo, ¡y a continuar rezando por la verdadera unidad en Cristo!

Para reflexionar:

1. Reza con 1 Corintios 10:14-22, donde San Pablo describe nuestra unidad en el "único pan" de la Eucaristía. Pide una mayor apreciación de la Comunión como unión con Cristo y de unos con otros.

2. Comprométete a rezar diariamente por tu obispo local y por la guía del Espíritu Santo en todas sus decisiones.