La misa paso a paso

Haced esto en memoria mía, Parte 75: Purificación de los vasos

Mientras rezas después de la Sagrada Comunión, probablemente has notado que todavía hay acción visible en el altar. Esto se llama la Purificación de los Vasos Sagrados. Como la Diócesis de Peoria instruye, "Después de la comunión, puede haber un canto de acción de gracias o un momento de silencio. A menudo durante este tiempo el sacerdote o diácono purifica los vasos sagrados utilizados para la Misa, aunque a veces esto se hace después de la Misa, especialmente en lugares que utilizan un gran número de vasos para la distribución de la Sagrada Comunión. Incluso este aspecto de la Misa está ritualizado, ya que nada en la Misa es insignificante. Los vasos sagrados utilizados para la Misa se purifican cuidadosamente para asegurar que cualquier partícula de las Hostias se recoja en el cáliz para ser consumida. Mientras el sacerdote purifica el Cáliz dice en voz baja: 'Lo que ha pasado por nuestros labios como alimento, oh Señor, que lo poseamos en pureza de corazón, para que lo que se nos ha dado en el tiempo sea nuestra curación para la eternidad'. Como creemos en la presencia real en la más pequeña partícula de la Hostia o incluso en una gota de la preciosa Sangre, este período de purificación asegura la debida reverencia al Santísimo Sacramento"(A Study of the Mass, p. 20).

Para mí, como sacerdote, la purificación de los vasos es un momento muy especial de oración. Por supuesto, pienso en cómo creemos que Jesús está realmente presente hasta en la más pequeña partícula o hasta en la más pequeña gota de Sangre Preciosa restante. Estoy agradecida por la generosidad y la humildad del Señor, que vino a nosotros de una manera tan suave y velada. A menudo rezo por personas concretas en la Misa y para que todos los presentes se sientan fortalecidos mientras se preparan para salir.

Primer plano de un sacerdote católico cruzando las manos en oración sobre el altar.

Reverenciar el don más preciado

Para mostrar la debida reverencia a la presencia de Nuestro Señor bajo las especies de pan y vino, el sacerdote está obligado a hacer lo razonablemente posible para recoger cualquier fragmento de la hostia y cualquier gota de la Preciosa Sangre y consumirlos él mismo. Según la Instrucción General del Misal Romano: "Siempre que un fragmento de la hostia se adhiera a sus dedos, especialmente después de la fracción o después de la Comunión de los fieles, el Sacerdote debe limpiarse los dedos sobre la patena o, si es necesario, lavarlos. Asimismo, debe recoger los fragmentos que hayan podido caer fuera de la patena"(IGMR, 278). Después de que el sacerdote haya bebido del cáliz cualquier resto de la Preciosa Sangre, vacía los fragmentos de la patena en el cáliz, que se purifica con agua. A continuación, el sacerdote vacía el cáliz bebiendo el agua, que contiene los fragmentos de la hostia consagrada de la patena y las gotas de la Preciosa Sangre que quedan en el cáliz.

El rito de la purificación puede parecer un detalle trivial, pero en realidad es una gran manera de reforzar nuestra fe en la verdadera presencia de Jesús en la Eucaristía. Ver a sacerdotes y diáconos consumiendo cuidadosamente las partículas sobrantes nos recuerda lo precioso que es el don de la Sagrada Comunión, así como que debemos tratarlo siempre con respeto, antes, durante y después de haber comulgado con el Señor.

Primer plano de los vasos de oro utilizados durante la comunión en misa

Para reflexionar:

1. Si aún no lo has hecho, dedica parte de tu tiempo de oración después de la Comunión a observar la purificación de los vasos sagrados. Únete espiritualmente a este acto de reverencia a la presencia de Cristo.

2. Reflexiona sobre las ocasiones de tu vida en las que has mostrado reverencia por el cuerpo de otra persona, como el cuidado de niños pequeños, enfermos o ancianos. Permite que estas experiencias humanas profundicen tu oración y reverencia hacia la Presencia Real.