La misa paso a paso

Haced esto en memoria mía, Parte 76: Oración después de la Comunión

"Oremos". Tras la Sagrada Comunión y nuestro tiempo de oración, nos preparamos para salir al mundo. Esto se llama la Oración después de la Comunión. Como dice la Instrucción General del Misal Romano, "Para completar la oración del Pueblo de Dios, y también para concluir todo el Rito de la Comunión, el Sacerdote pronuncia la Oración después de la Comunión, en la que reza por los frutos del misterio que se acaba de celebrar....El pueblo hace suya la oración mediante la aclamación Amén"(IGMR, 89). Según la Diócesis de Peoria, "A menudo [esta] Oración suplica a Dios que ponga en práctica las gracias recibidas en la Eucaristía, y que lleve la celebración a su cumplimiento en el Cielo. [Esta oración indica a menudo nuestra misión como discípulos de Cristo en el mundo"(A Study of the Mass, p.20).

Feligreses de pie en la iglesia con las manos en alto en señal de oración

Oraciones breves, rápidas y maravillosas

Estas oraciones pueden ser muy a menudo breves y rápidas... aunque perdérselas es realmente perderse algo maravilloso. Por ejemplo, considere estas Oraciones después de la Comunión de las Solemnidades de Nuestro Señor durante el Tiempo Ordinario:

Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo (Corpus Christi): "Concédenos, Señor, por toda la eternidad, la participación en tu vida divina, anticipada en este siglo por la recepción de tu Cuerpo y de tu Sangre preciosos. Que vivas y reines por los siglos de los siglos".

El Sacratísimo Corazón de Jesús: "Que este sacramento de la caridad, Señor, nos haga arder con el fuego del santo amor, para que, atraídos siempre hacia tu Hijo, aprendamos a verlo en el prójimo. Por Cristo nuestro Señor".

Nuestro Señor Jesucristo, Rey del Universo: "Habiendo recibido el alimento de la inmortalidad, te pedimos, Señor, que, gloriándonos en la obediencia a los mandatos de Cristo, Rey del universo, vivamos con Él eternamente en su Reino celestial. Que vive y reina por los siglos de los siglos".

Aunque me encantaría compartir muchas más de estas ricas oraciones, estos ejemplos nos dan una buena idea de lo que rezamos en esta parte de la Misa. Recordamos el maravilloso don que hemos recibido. Pedimos que los frutos de Jesús realmente presentes nos fortalezcan en su amor mientras salimos al mundo. Esperamos compartir la plenitud de la vida con nuestro amado Señor en el Reino de los Cielos.

Niña y niño arrodillados con las manos cruzadas y los ojos cerrados en oración

Prepararse para salir como discípulos misioneros

Como enseña Charles Belmonte, la Oración después de la Comunión en realidad ayuda muy bien a unir lo que hemos oído, dicho y hecho en la Misa: "Hemos sido alimentados con el 'pan de vida', el alimento que es la fuente de nuestra fortaleza. Esta virtud de la fortaleza nos permite sostener el combate cotidiano contra nuestras pasiones y nuestras debilidades... La virtud de la fortaleza va unida a la capacidad de sacrificarse... El Evangelio se dirige a los hombres débiles, pobres, mansos y humildes, a los pacificadores y a los misericordiosos, pero, al mismo tiempo, contiene una llamada constante a la fortaleza. El Evangelio repite a menudo: "No temáis"(Mt 14,27). Enseña al hombre que, por una causa justa, por la verdad, por la justicia, hay que ser capaz de 'dar la vida'(Jn 15,13)... Podemos sacar mucho provecho de las Oraciones después de la Comunión, utilizándolas como inspiración para la reflexión personal a lo largo del día"(Comprender la Misa, p.191-3).

Siendo honestos con nosotros mismos, sabemos que a veces en este momento de la Misa estamos mirando hacia adelante, hacia lo que viene después, quizás una buena comida familiar o disfrutar del gran partido. Sin embargo, la Oración después de la Comunión nos recuerda que los frutos de la Misa no sólo tienen lugar dentro de los muros de la iglesia, sino también en nuestras mentes y corazones. Mientras nos preparamos para salir, ojalá nos hayamos fortalecido con la determinación de la fidelidad. Esperamos que nuestros corazones se hayan asemejado más a Aquel que más nos ama.

Así que, en lugar de pensar más allá de este momento de la Misa en su plan de salida del aparcamiento, ¿por qué no aprovechar esto como una última oportunidad para poner todo junto y prepararse realmente para salir al mundo como discípulo misionero de Jesucristo? Si hacemos esto, no olvidaremos tan fácilmente las grandes gracias que hemos recibido en la Santa Misa. Por el contrario, las llevaremos con nosotros a lo largo del día y, mejor aún, ¡las compartiremos con los demás!