La misa paso a paso

Haced esto en memoria mía, Parte 78: La despedida

Después de haber recibido la bendición de manos del sacerdote, llegamos a la última instrucción y respuesta de la Misa: la Eucaristía. Para esta parte de la Misa, el Misal Romano da cuatro opciones que pueden ser usadas por el diácono (si lo hay) o por el mismo sacerdote:

"Salid, la misa ha terminado."

"Id y anunciad el Evangelio del Señor".

"Vete en paz, glorificando al Señor con tu vida".

"Ve en paz."

A cualquiera de ellas, el pueblo responde: "Gracias sean dadas a Dios". Además, es posible que sepa que durante la Octava de Pascua y la clausura del Tiempo Pascual, también añadimos un doble "Aleluya" al final de estas frases de despedida.

Feligreses saliendo de una iglesia católica tras el culto
Foto de Edwin Lucero

Un envío...

¿Notas algo consistente o repetido en estas frases de despido? Todas empiezan con "¡Vete! ¿Por qué decimos eso? Definitivamente no es porque el sacerdote está listo para continuar con su día. La Diócesis de Peoria enseña: "Después de que la [Oración después de la Comunión] suplica a Dios que nos dé la gracia de poner en práctica nuestra fe, el Rito de Conclusión es el 'envío' a esta misión como discípulos de Cristo"(A Study of the Mass, p. 20). Acabamos de orar juntos, dando gloria a Dios en el Sacrificio perfecto de Cristo en adoración al Padre; después de haber sido alimentados por la Palabra de Dios en la Escritura y la Presencia Verdadera de Jesús en la Eucaristía, ahora estamos listos para salir al mundo. Cada opción de la despedida es en realidad una instrucción: "Salid"; "Id y anunciad el Evangelio"; "Id en paz, glorificando al Señor"; "Id en paz". En realidad, cada una de estas frases nos dice qué hacer a continuación, ahora que nuestro tiempo juntos en una Misa particular ha llegado a su fin.

Como relata Edward Sri, "en el mundo antiguo, era costumbre clausurar una asamblea con una despedida formal. Los primeros cristianos sintieron la necesidad de incorporar una conclusión similar a su asamblea litúrgica. A partir del siglo IV, las palabras latinas Ite Missa est se emplearon para esta tarea... Lo más significativo de esta despedida es que toda la liturgia recibe su nombre, 'la Misa', de la palabra Missa ('despedida'/'envío') en esta línea final. Esto indica que, en última instancia, la Misa debe considerarse como un envío. Como explica el Catecismo, la celebración de la Eucaristía se llama 'Santa Misa'(Missa) 'porque la liturgia en la que se realiza el misterio de la salvación concluye con el envío(missio) de los fieles, para que cumplan la voluntad de Dios en sus vidas'"(Un paseo bíblico por la Misa, pp. 147-8; CIC, 1332).

Feligreses sonrientes tras la misa
Foto de Devin Rosa

... para salir en misión

¿Alguien se ha dado cuenta de que la cita del Catecismo que incluye la palabra missio suena muy parecida a misión? He oído a varios sacerdotes explicar que el final de la Misa es realmente un envío del pueblo cristiano en misión. Si pensamos en todo lo que hemos recibido en la Santa Misa, nuestros corazones y nuestras mentes estarán muy llenos de la verdad, la bondad y el amor de Dios. Por supuesto, ¡son dones que deben compartirse! Vivimos en un mundo que experimenta los efectos del pecado y el quebrantamiento, un mundo que necesita esperanza y luz, ¡un mundo que necesita los frutos de la Misa!

Como continúa Edward Sri, "Jesús dijo a los apóstoles: 'Como el Padre me ha enviado, así también yo os envío'(Jn 20, 21). El Padre envió al Hijo al mundo, para morir por nuestros pecados y darnos participación en su vida divina. Como hemos visto, todo el misterio pascual de la pasión, muerte... resurrección [y Ascensión] de Jesús se nos hace presente en la liturgia eucarística para que podamos incorporarnos más profundamente a la vida y misión de Jesús. Cuanto más profundamente nos una la Eucaristía a Jesús, más irradiaremos su vida y su amor en el mundo que nos rodea. La línea final de la liturgia, por tanto, no es una despedida sin sentido. Es una despedida con una misión. Es un envío del pueblo de Dios para llevar los misterios de Cristo al mundo"(Un paseo bíblico por la Misa, p. 148). La próxima vez que salgas de Misa, te reto a que pienses con alegría en todos los frutos de esa Misa y luego te preguntes: ¿Cómo puedo compartir estos frutos con las personas que encuentro?

Tres jóvenes felices caminando y riendo

Para reflexionar:

1. Reflexiona sobre tus experiencias vividas de envío o misión. ¿Cuáles fueron los elementos, textuales y materiales, de tu(s) experiencia(s) no litúrgica(s) de recibir o conferir una misión? Trae esta historia personal a tu preparación para la Misa, consciente de que tu participación en la liturgia te equipa para salir en misión en el Nombre del Señor.

2. Acepta el reto del P. Lucas de identificar los frutos que has recibido durante la Misa y comprométete a compartir estos frutos con los demás al partir.

3. Ora con Lucas 7, prestando atención a la dinámica de la misión, el encargo y la despedida en los diversos encuentros del ministerio público de Jesús. Por ejemplo, ¿qué nos enseña el centurión sobre la misión bajo la autoridad de Jesús(Lc 7, 1-10)? ¿Qué dinámica de ir, venir y ser mensajero de Dios vemos en las interacciones entre los discípulos de Juan el Bautista y Jesús (Lc 7,18-35)? ¿Qué frutos recibió la mujer pecadora para compartir con los demás antes de escuchar la despedida de Jesús: "Tu fe te ha salvado; vete en paz" (Lc 7, 36-50)? Deja que estos pasajes configuren tu participación en la Misa como un encuentro real con el Señor Jesús y un envío para compartir sus frutos con los demás.