Avivamiento Historias

Anhelando el Banquete Sagrado

"Te estaba esperando", sonrió su hija al abrir la puerta del acogedor bungalow de Chicago. Nada había cambiado desde mi última visita años atrás. Las cortinas colgaban crujientes de las ventanas delanteras y un delicado mantel de encaje cubría la mesa del comedor. Las lámparas, las estanterías y hasta el papel pintado parecían darme la bienvenida a casa. Pero fue la calidez de los ocho hijos de Erika lo que realmente me tranquilizó.

La mayoría estaban reunidos en la cocina, alrededor de la pequeña mesa, repleta de un abundante bufé casero. Sonreí. Erika no permitía que ningún invitado o hijo suyo entrara en su casa sin ser alimentado.

"Ya está aquí". Su hijo hizo un gesto de bienvenida con la cabeza hacia la pequeña habitación donde esperaba Erika.

Erika abriendo su puerta con una sonrisa de bienvenida

La luz de Cristo

Más de una década antes, había conocido a Erika en la misa diaria, poco después de entrar en la vida religiosa. Su amor por Jesús era palpable. En aquel momento, ya había cumplido los 70 años, pero seguía levantándose temprano por la mañana para asistir a la misa diaria. Siempre tenía su misal con las lecturas de la Misa, que repasaba antes de la liturgia. Trataba esos momentos previos a la Misa como sagrados, deseando real y verdaderamente estar preparada para los grandes Misterios que pronto íbamos a encontrar. Después de la misa, siempre nos saludaba calurosamente a mi comunidad y a mí. No recuerdo haberla visto sin una sonrisa. Jesús es luz, y su luz estaba siempre con ella.

Erika en su mesa de Navidad

Había otra mesa en la que me encontraba a menudo con Erika, y era la mesa de nuestro estudio bíblico y almuerzo para mayores, todos los martes en la Misión de Nuestra Señora de los Ángeles. Me encantaba ayudarla con el café antes de empezar el estudio bíblico y escuchar sus historias sobre su infancia en Alemania. Cuando era joven, conoció a un soldado americano durante la Segunda Guerra Mundial y se enamoró de él. Se casaron y ella vino a Chicago.

Las circunstancias no siempre fueron favorables para Erika y su joven familia, pero a pesar de las muchas dificultades, nunca perdió la fe. Incluso cuando su marido luchaba por serle fiel, ella siempre le fue fiel a él y a Jesús. Cuando compartía sus recuerdos, siempre incluía cómo la Iglesia estuvo a su lado durante toda su vida. Recordaba con cariño a los jóvenes seminaristas que venían a visitar las viviendas sociales en las que vivía con su familia, y cómo compartían no sólo historias del Evangelio, sino también la alegría del Evangelio. Con su "óbolo de viuda", apoyó durante mucho tiempo nuestro sistema de seminarios en Chicago, y le encantaba recibir información actualizada sobre los hombres en formación para el sacerdocio. Uno de sus hijos incluso pasó algún tiempo en el seminario discerniendo una llamada.

A Erika le encantaba la música y conocía muy bien a los compositores y las obras clásicas. Le gustaba especialmente la música sacra, y si había asistido a una misa especial desde la última vez que la vi, me hablaba con entusiasmo del hermoso coro y de los músicos que la acompañaban, que contribuían a realzar la solemnidad de la celebración litúrgica.

Erika y un caballero, posando para una foto

Alegría y sufrimiento

En el Evangelio y en el Misterio Pascual que revivimos en cada Misa, encontramos alegría y sufrimiento. Así también encontramos sufrimiento y alegría en nuestra vida cristiana. Ahora, de pie en el umbral de su pequeña habitación, vi por primera vez cómo el sufrimiento había desgastado a mi querida amiga. Me acerqué y pronuncié su nombre en voz baja. Me reconoció enseguida y sonrió. Mi corazón se conmovió profundamente al darme cuenta en ese momento de que realmente me había estado esperando. La cogí de la mano y le dije cuánto la quería y cuánto la quería también Jesús. Al cabo de un rato, susurró débilmente: "Tengo sed".

Desde el otro lado de la cama, su hijo me dijo que podía darle un poco de agua. Me sentí tan indigna de ofrecerle esa bebida. Sin embargo, como si estuviera cuidando a un niño precioso, sumergí la cucharilla en el vaso de agua y, levantándola, se la puse suavemente en la boca abierta. Repetí este ritual varias veces mientras todo mi cuerpo se sentía caliente por la emoción y el amor. No tardó mucho en saciarse y caer suavemente en un dulce sueño.

Erika junto al belén de su casa

Oh, esas palabras, "Tengo sed". Pronunciadas por su Salvador hace 2.000 años, resonaron suavemente en sus labios resecos. Al reflexionar sobre la vida de Erika, tengo tan claro que siempre tuvo sed, no una sed física, sino una sed espiritual del banquete sagrado. Y siempre conoció a Aquel que un día saciaría esa sed. Cuán bendecida fui, en el tiempo privilegiado que pasé con ella, al ser testigo de su anhelo por el banquete al que su amado Jesús la estaba atrayendo, donde finalmente estaría en casa.

Actualizaciones semanales e inspiración
Gracias por suscribirse.
¡Ups! Algo salió mal al enviar el formulario.
Copyright © 2023 USCCB. Todos los derechos reservados.