Envío de misioneros

Testigos Eucarísticos Americanos: Un Sacerdote para el Cuerpo de Cristo-Venerable Augustus Tolton

Para ayudar a allanar el camino hacia el Congreso Eucarístico Nacional del 17 al 23 de julio de 2024, estamos encantados de presentar a los Testigos Eucarísticos Americanos. Se trata de hombres y mujeres santos que vivieron, amaron y sirvieron en el mismo suelo que ahora pisamos. Todos ellos dan testimonio -de manera única y poderosa- de lo que significa encontrarse con Jesús en la Eucaristía y salir en misión con Él por la vida del mundo. Cada mes, desde ahora hasta el próximo mes de julio, presentaremos a un nuevo testigo. Ancianos y jóvenes, hombres y mujeres, representantes de diferentes familias culturales y vocaciones, estos hombres y mujeres nos muestran -en color vivo- cómo es la santidad. También estamos encantados de colaborar con el artista estadounidense Connor Miller, que está creando una xilografía original de cada testigo para ayudarnos a interactuar visualmente con esta nueva serie creativa.

Grabado en madera del P. Augustus Tolton

Nacido en la esclavitud y bautizado en el noreste de Misuri en 1854, los primeros años de la vida de Augustus Tolton fueron traumáticos. Durante los primeros nueve años de su vida conoció el cruel sufrimiento de los esclavos. En 1863, dos años después de la batalla de Fort Sumter, la batalla que dio comienzo a la Guerra Civil, los padres de Augustus tomaron valientemente la decisión de escapar. Llevándose con ellos a sus hijos, se lanzaron a la noche hacia la libertad. Escondidos de día, moviéndose de noche y rezando con cada respiración aterrorizada, se abrieron camino hacia el Norte. Acosados por los cazadores de esclavos en un momento dado, fueron rescatados por las tropas de la Unión y finalmente utilizaron un bote de remos destartalado para cruzar a remo el traicionero río Misisipi hasta el estado libre de Illinois. Al llegar a la orilla, Martha cogió a sus hijos en brazos y les dijo: "Hijos, sois libres... sois libres... ¡nunca, nunca olvidéis la bondad del Señor!".

La familia Tolton se instaló en Quincy, en una sección de la pequeña ciudad donde se habían refugiado antiguos esclavos. Pero pronto descubrieron que, incluso en Illinois, las cosas no iban a ser fáciles. Los prejuicios contra los negros en el Norte eran, en algunos aspectos, tan graves como en el Sur. A los negros sólo se les permitía asistir a la iglesia con los blancos si permanecían en la parte de la iglesia reservada para ellos, y cuando Martha Tolton intentó matricular a sus hijos en la escuela católica, los padres blancos amenazaron al párroco para oponerse. Al final, Augustus recibió clases particulares de las Hermanas Educadoras de Notre Dame.

Hostias y cáliz utilizados para la comunión en la misa

Un camino difícil hacia el sacerdocio

El amor a la Eucaristía marcó estos jóvenes años de la vida de Augustus Tolton. Recibió la Primera Comunión y la Confirmación. Fue guiado espiritualmente por valientes párrocos, sirviendo a menudo en misa como monaguillo, y con frecuencia se le podía encontrar rezando a solas ante el sagrario de su iglesia parroquial. Las semillas de su vocación sacerdotal empezaban a crecer. Esto no pasó desapercibido a sus párrocos, que animaron a Tolton en sus aspiraciones. Durante casi ocho años intentaron que ingresara en un seminario estadounidense. Tolton fue rechazado por todos ellos por ser negro. Impertérritos, los sacerdotes siguieron ayudándole, e incluso empezaron a prepararle ellos mismos para los estudios del seminario.

Finalmente, en 1878, el colegio franciscano de Quincy aceptó a Augustus como estudiante especial y, dos años más tarde, los frailes consiguieron que se matriculara en el seminario universitario de Propaganda Fide en Roma para ser preparado como misionero para África. Durante sus estudios para el sacerdocio, Tolton aprendió a hablar con fluidez alemán, italiano, latín y griego. También estudió varios dialectos africanos. Conocido ya por su hermosa voz, el joven seminarista se convirtió en un músico consumado. Por primera vez en su vida, Augustus experimentó la armonía racial, así como la aceptación y el amor de la Iglesia católica.

El Sábado Santo en la Basílica de San Juan de Letrán en Roma, el 24 de abril de 1886, Augustus Tolton fue finalmente ordenado sacerdote, celebrando su primera misa pública dentro de la Basílica de San Pedro el Domingo de Pascua. Tenía treinta y un años. Su amor por el sacerdocio y la Iglesia le había dado la fuerza para perseverar durante todos esos años hacia la ordenación, a pesar de ser víctima de los prejuicios y el racismo.

Suponiendo que le enviarían a África, Tolton se llevó una gran sorpresa cuando el cardenal encargado de la Propaganda Fide le comunicó que le enviaban de vuelta a Estados Unidos, a su diócesis de origen. El cardenal Giovanni Simeoni habló con franqueza y sinceridad al nuevo sacerdote: "América necesita sacerdotes negros... América ha sido llamada la nación más ilustrada; veremos ahora si merece ese honor". El Cardenal Prefecto continuó: "Si Estados Unidos nunca ha visto un sacerdote negro, debe verlo ahora".

Sotana de un sacerdote católico

El primer sacerdote negro de Estados Unidos

El 25 de julio de 1886, el padre Augustus Tolton fue instalado como párroco de la iglesia de la misión de San José, creada para los negros en su ciudad natal de Quincy, en la diócesis de Alton. Durante sus casi tres años allí, el nuevo sacerdote fue muy respetado tanto por la comunidad negra como por los muchos blancos que acudían a San José para oír sus sermones y escuchar sus hermosos cantos. En St. Joseph, negros y blancos rendían culto codo con codo. Tolton ya mostraba su "visión eucarística", es decir, su capacidad para ver y amar el "Cuerpo de Cristo" más allá del color de la piel. Se veía a sí mismo como un sacerdote para todos los que necesitaban la gracia y la misericordia de Dios.

Sin embargo, a medida que su ministerio crecía en St. Joseph, el P. Tolton se sorprendió cuando él mismo se convirtió en víctima de discriminación racial por parte del clero de la diócesis. Cuando se le sugirió que buscara otra diócesis, el P. Tolton se puso en contacto con Propaganda Fide e indagó en otras diócesis para encontrar un lugar donde pudiera servir. Escribió al arzobispo Patrick Feehan de Chicago y recibió una respuesta inmediata: había una necesidad urgente de su ministerio entre los católicos negros de Chicago.

Cuando el P. Tolton llegó a Chicago, fue nombrado inmediatamente párroco de la "Iglesia de San Agustín" -que se reunía en el sótano de la parroquia de Santa María- y se le dijo que su ministerio se extendería a todos los negros de Chicago. Esta se convertiría en la parroquia vitalicia del P. Tolton. A partir de aquí, el nuevo párroco se convirtió, como Jesús, en una fuerza unificadora, un sacerdote que mostraba un amor inquebrantable por el prójimo y una caridad pastoral hacia todos, a pesar de la intolerancia que él mismo había recibido.

La comunidad católica afroamericana recuerda a Tolton como un faro de perseverancia, fe cristiana en acción y reconciliación racial. Abrió las puertas de su parroquia y acogió en su ministerio a cualquiera que acudiera, blanco o negro, y fue resentido por ello. Soportando algunos de los castigos más duros de la vida, la falta de respeto y el odio, todo su sacerdocio estuvo sumido en la pobreza, el aislamiento y la duda de sí mismo. Esta tremenda tensión emocional acabó por hacer mella en su bienestar emocional y físico. Tolton nos muestra cómo acudir a Jesús en la Eucaristía cuando luchamos contra el miedo, el dolor y la decepción, y cómo tener el valor de ver las vicisitudes de la vida a través de los ojos de la fe.

Un sacerdote con un libro de oraciones en la mano

El fin de un ministerio y el comienzo de la canonización

En un día muy caluroso de la primera semana de julio de 1897, el padre Augustus bajó de un tren en la estación de la calle 35 de la zona sur de Chicago, de regreso de un retiro con un grupo de sacerdotes. Mientras recorría a pie las diez manzanas que lo separaban de su rectoría bajo un calor de 40 grados, cayó pesadamente sobre la acera y fue trasladado de urgencia al cercano Mercy Hospital.  

El primer sacerdote negro de América murió esa noche de insolación. Tolton sólo tenía cuarenta y tres años. El Buen Dios consideró su trabajo terminado.

El 12 de junio de 2019, el Papa Francisco autorizó la promulgación de un Decreto de Virtud Heroica para el P. Augustus Tolton, otorgándole el título de Venerable y avanzando en su causa de canonización.

El testimonio eucarístico del Venerable Augustus Tolton sigue brillando hoy como un faro de esperanza en medio de las tensiones y luchas raciales que perduran en nuestros días. Que él interceda por nosotros para que también nosotros podamos abrazar la hermosa verdad de que "nosotros, aunque somos muchos, formamos un solo cuerpo en Cristo e individualmente somos partes los unos de los otros (Rm 12, 5)."

Ayuda hoy mismo a los niños y jóvenes de tu vida a acercarse más a Jesús en la Eucaristía a través del testimonio de Augustus Tolton. Descarga las de Katie Bogner-perfectas para el hogar, el aula y la parroquia.

Mons. Joseph N. Perry es obispo auxiliar de la archidiócesis de Chicago y postulador diocesano de la causa del padre Augustus Tolton.