Envío de misioneros

Testigos Eucarísticos Americanos: La sierva de Dios Charlene Richard, una cajún cualquiera

Para ayudar a allanar el camino hacia el Congreso Eucarístico Nacional del 17 al 23 de julio de 2024, estamos encantados de presentar a los Testigos Eucarísticos Americanos. Se trata de hombres y mujeres santos que vivieron, amaron y sirvieron en el mismo suelo que ahora pisamos. Todos ellos dan testimonio -de manera única y poderosa- de lo que significa encontrarse con Jesús en la Eucaristía y salir en misión con Él por la vida del mundo. Cada mes, desde ahora hasta julio de 2024, presentaremos a un nuevo testigo. Ancianos y jóvenes, hombres y mujeres, representantes de diferentes familias culturales y vocaciones, estos hombres y mujeres nos muestran -en color vivo- cómo es la santidad. También estamos encantados de colaborar con el artista estadounidense Connor Miller, que está creando una xilografía original de cada testigo para ayudarnos a interactuar visualmente con esta nueva serie creativa.

Charlene Richard xilografía de Connor Miller

Una cajún cualquiera

Desde su nacimiento, el 13 de enero de 1947, hasta su muerte, el 11 de agosto de 1959, lo único realmente destacable de Charlene Richard fue su vida ordinaria. En el pueblo que sus antepasados fundaron en 1764, Charlene fue capitana del equipo de baloncesto femenino de la escuela secundaria de la parroquia de Acadia, se enfrentó con regularidad a los matones y recibió su primera comunión en la parroquia de su pueblo, la iglesia de San Eduardo. Asistía a misa con regularidad y mostraba su devoción a la Virgen colocando las flores que recogía en la mesa cerca de donde su familia de doce miembros se reunía a diario para rezar el rosario.

Era bilingüe en francés e inglés, la segunda mayor de diez hermanos, hija de un aparcero y de una enfermera a domicilio. En todos los sentidos, su familia, sus amigos y sus profesores destacaban su ordinariez. Sin embargo, en las dos últimas semanas de su vida, Charlene se convirtió de repente en una de las personas más extraordinarias que el pueblo de Richard, Luisiana, había visto jamás.

Foto de Charlene Richard en una lápida
©Fundación Charlene Richard

La pequeña flor y su pequeño santo cajún

Santa Teresa de Lisieux llegó a la vida de Charlene, de doce años, en mayo de 1959. Conmovida por su historia de sufrimiento redentor mientras la santa de 24 años sucumbía a la tuberculosis, Charlene preguntó a su abuela si podía ser santa rezando como lo hacía Teresa.

Su abuela respondió: "Todo lo que podemos hacer es lo mejor que podemos".

Charlene pareció satisfecha con la respuesta. "Entonces haré lo que pueda".

No habían pasado ni dos meses cuando los profesores de Charlene observaron que no se comportaba como siempre, con energía y alegría. La niña le dijo a un profesor que seguía viendo a una mujer vestida de negro. Mary Alice, su madre, la llevó inmediatamente al médico, que le diagnosticó leucemia linfática aguda, un cáncer en el que el tejido linfoide circula por el torrente sanguíneo. En 1959, este descubrimiento fue devastador y significó su muerte.

El padre Joseph Brennan, joven capellán del hospital Nuestra Señora de Lourdes, fue el encargado de decirle a la niña cajún que se estaba muriendo. "Cuando llegue el momento", le dijo, "una hermosa dama vendrá a ti y te llevará con ella".

"Lo sé", respondió Charlene, "y le diré a Nuestra Señora que el padre Brennan le manda saludos".

Estatua de la Santísima Virgen María con un crucifijo y una vela de Adviento encendida al fondo

Este es mi cuerpo, entregado por ti

El padre Brennan introdujo a Charlene, de doce años, en el sufrimiento redentor durante su estancia en el hospital y quedó asombrado por su mansa aceptación de la enfermedad. Una enfermedad terminal, especialmente para alguien tan joven, podría ser motivo de pena, rabia o desesperación, pero Charlene centraba el tiempo que le quedaba en las necesidades de los demás. Ofrecía sus dolores cotidianos por la conversión de determinadas almas y por la curación de familiares, amigos y miembros de su comunidad. Incluso hizo una agotadora visita a casa para conocer a su ahijado recién nacido.

Las palabras que Charlene oía cada vez que iba a misa, probablemente en latín en aquella época, tenían un significado diferente a medida que su estado empeoraba y sus oraciones se intensificaban: "Este es mi Cuerpo, entregado por vosotros".

Al instituir Cristo la Eucaristía, inaugurada con su sufrimiento y muerte en nuestro favor, se nos dio una luz incomparable. Jesús nos dio gratuitamente acceso a sí mismo, nuestro Señor y Amor, a través de un humilde trozo de pan. Algo tan pequeño y humilde nos ofrece una prenda de gloria futura; "conserva, fortalece y renueva la vida de gracia recibida en el Bautismo" (CIC, n. 1392).

La introducción de Charlene a esta ofrenda eucarística resultó fructífera. Tanto el padre Brennan como la directora de pediatría del hospital, Theresita Crowley, notaron una repentina afluencia de curaciones milagrosas y conversiones a la fe católica mientras Charlene rezaba. Por la gracia de Dios, había asumido su sufrimiento y su crisis y había creado un canal de oración asombrosamente hermoso para los demás.

Niños de pie con las manos cruzadas en oración

Durante los días posteriores a la muerte de Charlene, el 11 de agosto de 1959, las cartas de aquellos que Charlene había mantenido en oración abrumaron el buzón de la familia Richard. Los mensajes se maravillaban de curaciones imposibles, conversiones inverosímiles y oraciones contestadas, y muchos más pedían oraciones para Charlene y su familia. La "pequeña santa cajún", como pronto la llamaron, fue enterrada en su parroquia natal; no mucho después, un sacerdote que había pedido ayuda a Charlene para un encargo parroquial fue trasladado a la iglesia de San Eduardo. La pequeña Charlene se había convertido en alguien extraordinario en su sufrimiento, y su comunidad en Richard no lo olvidaría pronto.

"Todo el mundo está muy orgulloso de ella", afirma John Dale Richard, hermano de Charlene. "Para ser de nuestra comunidad, de nuestra gente, de nuestra cultura, que tenemos a alguien con quien podemos hablar, que nos entiende, que es uno de los nuestros".

Confianza en las crisis de la vida

Es verdaderamente milagroso que algo tan frecuente como una enfermedad pueda crear olas de gracia tan masivas. Quienes padecen enfermedades terminales o crónicas saben que tales afecciones fluctúan cada día entre lo manejable y lo debilitante. Cuando lo único que quieres es que tu cuerpo funcione correctamente, puede parecer imposible, e incluso derrotar, ofrecer el dolor que no desaparece a los demás. Sin embargo, también puede ser una fuente de esperanza vital (para nosotros y para los demás) cuando elegimos hacer este don de nosotros mismos: la esperanza que viene de Cristo cuando unimos nuestros sufrimientos a los suyos.

Crucifijo en una iglesia con incienso en primer plano

Mientras Charlene se enfrentaba a una enfermedad incurable, seguía siendo un pilar de apoyo alegre para su familia y su comunidad. Su aceptación del tiempo que le quedaba se convirtió en un hermoso catalizador del poder de Dios. ¡Cuánta gracia divina debió de recibir la pequeña santa cajún para poder ofrecer su dolor tan libremente!

"Era una niña llena de fe", dijo el padre Brennan. "Veo a Charlene como un testimonio para personas de todas las edades del poder de la resignación y la aceptación de la voluntad de Dios. No era diferente en nada, salvo en que cuando la crisis llegó a su vida -y llegó muy pronto- la aceptó con fe, confianza y amor."

En la única crisis de su vida, esta cajún "corriente" dejó un legado de extraordinaria intercesión, sacrificio y alegría. ¿Qué podríamos ser capaces de hacer nosotros en la nuestra, para que con Cristo podamos decir: "Esto es mi cuerpo, entregado por vosotros"?

Colleen Schena es redactora de Relevant Radio y le apasionan las historias de discípulos movidos a la acción por la Eucaristía.

Ayuda hoy mismo a los niños y jóvenes de tu vida a acercarse más a Jesús en la Eucaristía a través del testimonio de Charlene Richard. Descarga las de Katie Bogner-perfectas para el hogar, el aula y la parroquia.