Teología eucarística

Testigos Eucarísticos Americanos: Sierva de Dios Julia Greeley, el ángel eucarístico de Denver

Para ayudar a allanar el camino hacia el Congreso Eucarístico Nacional del 17 al 23 de julio de 2024, estamos encantados de presentar a los Testigos Eucarísticos Americanos. Se trata de hombres y mujeres santos que vivieron, amaron y sirvieron en el mismo suelo que ahora pisamos. Todos ellos dan testimonio -de manera única y poderosa- de lo que significa encontrarse con Jesús en la Eucaristía y salir en misión con Él por la vida del mundo. Cada mes, hasta julio de 2024, presentaremos un nuevo testimonio. Ancianos y jóvenes, hombres y mujeres, representantes de diferentes familias culturales y vocaciones, estos hombres y mujeres nos muestran -en color vivo- cómo es la santidad. También estamos encantados de colaborar con el artista estadounidense Connor Miller, que está creando una xilografía original de cada testigo para ayudarnos a interactuar visualmente con esta nueva serie creativa.

xilografía de Julia Greeley por Connor Miller

Los primeros años de la sierva de Dios Julia Greeley

La Sierva de Dios Julia Greeley nació en la esclavitud en la granja de Samuel Brice Caldwell, a 12 millas al oeste de Hannibal, Missouri. Diácono de la comunidad eclesial baptista, Caldwell ayudó a construir una pequeña capilla baptista en su propiedad. Sin embargo, no hay información disponible sobre la conexión que Julia, como esclava, pudo haber tenido con esa comunidad eclesial.

El único recuerdo que tenemos de la vida de Julia en la granja de Caldwell es su destrozado ojo derecho, que siguió supurando fluidos durante toda su vida, un violento recuerdo del látigo del amo de esclavos que la dejó ciega de pequeña. Un día se puso enferma y su madre se quedó en el campo para atenderla. El amo la persiguió con un látigo y el ojo de Julia fue un daño colateral.  

Después de su emancipación, Julia realizó servicios domésticos para la familia Robinson en St. Louis, cuya madre y padre están enterrados en el cementerio católico de St. Louis; pero de nuevo, no hay información disponible sobre qué conexión, si la hubo, pudo haber tenido Julia con la religión.

Julia se trasladó a Denver a mediados del invierno de 1878 para trabajar con la familia de la hermana de la señora Robinson, Julia Gilpin. Sabemos que entabló una estrecha amistad con la señora Gilpin, una devota católica a la que la propia Julia atribuyó el mérito de "haberme dado la fe".

Estatua del Sagrado Corazón de Jesús con fondo borroso de la estatua de San José en una iglesia católica

La devoción de Julia al Sagrado Corazón de Jesús

Sin saber si alguna vez había sido bautizada, recibió el Sacramento condicionalmente el 26 de junio de 1880, en la parroquia del Sagrado Corazón de Denver. A partir de entonces, se implicó a fondo en la misión de la Iglesia y llegó a ser conocida por los jesuitas que la atendían como "la más celosa apóstol del Sagrado Corazón que jamás han conocido."

Julia murió en 1918, en la fiesta del Sagrado Corazón, un primer viernes de ese año. El P. Charles McDonnell, S.J., dijo en su funeral que era caritativa en un grado asombroso y que tenía una devoción al Sagrado Corazón, a la Santísima Virgen y al Santísimo Sacramento que era maravillosa. "No era sentimentalismo", añadió, "sino verdadera piedad".

Estaría bien que la propia Julia nos hubiera contado más sobre estas devociones, pero la tiranía de la esclavitud le había robado no sólo la libertad de movimiento y otras actividades en su juventud, sino también la oportunidad de recibir una educación formal, convirtiéndola en analfabeta.

Quienes la conocieron, sin embargo, preservaron el recuerdo de su devoción hablando de sus acciones. Siete siglos antes, San Antonio de Padua observó en un sermón: "Las acciones hablan más que las palabras".

Primer plano de una persona entregando un cuenco de comida a alguien necesitado

Obras de misericordia y caridad de Julia

Gran parte de lo que sus conocidos contaban sobre sus actividades hablaba de su práctica de las obras de misericordia corporales y espirituales. Se ganaba la vida como empleada doméstica y lo que le sobraba después de cubrir sus propias necesidades lo repartía entre los pobres abandonados de Denver en forma de comida, ropa, combustible y cualquier otra cosa que necesitaran. Para no avergonzar a los destinatarios de su caridad, hacía sus entregas casi siempre de noche por callejones oscuros. Un editor la llamó "la Sociedad Vicente de Paúl de una sola mujer".

Julia también dedicaba gran parte de su tiempo cada mes a difundir la literatura del Apostolado de la Oración y de la Liga del Sagrado Corazón por todo Denver. Como era analfabeta, alguien debía informarle cada mes del contenido general de los folletos que recomendaba a los demás. De ello se deduce que debía consagrar su actividad diaria a las intenciones del apostolado. Este era, sin duda, uno de los secretos de su espiritualidad: poner todas las actividades de la jornada al servicio secreto del Sagrado Corazón.

Menos testigos hablaron explícitamente de la devoción eucarística de Julia, pero, de hecho, todas estas devociones no eran sino diferentes facetas una de otra. La devoción de Julia al Sagrado Corazón era hacia el mismo amor de Jesús que se experimenta en el Cuerpo de Jesús verdaderamente presente en la Eucaristía. Este amor a Cristo la impulsaba y la acompañaba en todos sus esfuerzos caritativos para servir a Jesús que encontraba en los pobres y olvidados.

Foto en blanco y negro de gente caminando junto a un indigente en la acera

La devoción de Julia a la Eucaristía

El P. McDonnell dijo que Julia había comulgado diariamente prácticamente desde su conversión, revelando así la fuerza de su devoción a su Señor Eucarístico. El Apostolado de la Oración, del que ella era promotora parroquial, pedía a sus miembros "recibir a Nuestro Señor en la Sagrada Comunión una vez a la semana, o una vez al mes... en reparación por los pecados de ingratitud e irreverencia cometidos contra Nuestro Señor, particularmente en la Eucaristía". Julia, sin embargo, procuraba recibirlo todos los días.

Está bien documentado que Julia, incluso en su pobreza, alquiló un pequeño banco de dos plazas justo delante del extremo izquierdo del comulgatorio. Esto seguramente sugiere que quería estar lo más cerca posible de donde descansaba su Señor de la Eucaristía.

Varias otras personas dejaron constancia de que Julia hizo un esfuerzo especial para asistir a sus Primeras Comuniones, que habían recibido en parroquias muy alejadas de la iglesia del Sagrado Corazón. Lo hacía a pie, con mucho dolor. Un examen forense reciente reveló que sus huesos estaban cubiertos de marcas de artritis.

Una mujer, más tarde monja carmelita, dijo que Julia seguía el programa de la ciudad de las Cuarenta Horas de Devoción y "caminaba a todas las parroquias, participando en las misas, letanías, bendiciones, y adorando durante horas en la Corte-Trono del Amor Encarnado". Ella "se arrodillaba inmóvil con postura perfecta, absorta en la adorable Eucaristía".

Una de estas iglesias estaba a diez millas de donde Julia trabajaba en ese momento, y durante tres días llegó temprano con flores para el altar de la Exposición "permaneciendo hasta la cadencia de cierre, luego desapareciendo en la oscuridad, con paso rápido."

Ayuda hoy mismo a los niños y jóvenes de tu vida a acercarse a Jesús en la Eucaristía a través del testimonio de la Sierva de Dios Julia. Descarga las de Katie Bogner-perfectas para el hogar, el aula y la parroquia.