Envío de misioneros

Testigos Eucarísticos Americanos: El Venerable Fulton Sheen y la Santísima Eucaristía

Para ayudar a allanar el camino hacia el Congreso Eucarístico Nacional del 17 al 23 de julio de 2024, estamos encantados de presentar a los Testigos Eucarísticos Americanos. Se trata de hombres y mujeres santos que vivieron, amaron y sirvieron en el mismo suelo que ahora pisamos. Todos ellos dan testimonio -de manera única y poderosa- de lo que significa encontrarse con Jesús en la Eucaristía y salir en misión con Él por la vida del mundo. Cada mes, hasta julio de 2024, presentaremos un nuevo testimonio. Ancianos y jóvenes, hombres y mujeres, representantes de diferentes familias culturales y vocaciones, estos hombres y mujeres nos muestran -en color vivo- cómo es la santidad. También estamos encantados de colaborar con el artista estadounidense Connor Miller, que está creando una xilografía original de cada testigo para ayudarnos a interactuar visualmente con esta nueva serie creativa.

Grabado en madera de Fulton Sheen por Connor Miller

"Un hijo leal de la Iglesia"

Se puede argumentar que el sacerdote católico más conocido y reconocido en Estados Unidos a mediados del siglo pasado fue el Venerable Arzobispo Fulton J. Sheen. Su serie de televisión, La vida vale la pena vivirla, alcanzó una audiencia estimada de 30 millones de espectadores cada semana. Según la Universidad Católica de América, también fue autor de 66 libros. Este sacerdote de la diócesis de Peoria influyó en innumerables hombres y mujeres de su generación. Y lo que es más significativo, como afirmó el autor Michael Dubruiel: "No hay nadie en la Iglesia moderna que haya hecho más por popularizar la práctica de rezar en presencia de Nuestro Señor en el Santísimo Sacramento."

La gente no sintonizaba su programa de televisión o leía sus libros simplemente porque fuera inteligente y entretenido (aunque lo era en ambos aspectos). De alguna manera, el amor que sentía por Dios y por Nuestro Señor en la Sagrada Eucaristía era perceptible para quienes le veían o leían sus libros. Dos meses antes de morir, el 2 de octubre de 1979, el Papa San Juan Pablo II le dijo en la catedral de San Patricio de Nueva York: "Has escrito y hablado bien del Señor Jesús. Eres un hijo leal de la Iglesia".

Televisor de tubo antiguo

Hecho para el amor

Fulton Sheen reconoció que la vida humana es esencialmente relacional. Es otra forma de decir que hemos sido creados para el amor, para amar a Dios y amarnos los unos a los otros (cf. Mt 22, 34ss). Si observamos a las personas que más admiramos -aquellas que juzgamos verdaderamente grandes-, a menudo descubrimos que lo que las hace ser lo que son es su capacidad de amar. El amor es más que una experiencia; es la entrega de uno mismo a otro, y al igual que nos diferenciamos unos de otros en nuestras capacidades intelectuales y en nuestras capacidades atléticas, también nos diferenciamos unos de otros en nuestra capacidad de amar. Algunos siguen dándose a sí mismos incluso cuando es difícil hacerlo o cuando va a suponer un verdadero sacrificio. Cuanto más estamos dispuestos a dar de nosotros mismos -con nuestras palabras, nuestros actos, nuestra paciente resistencia, etc.-, más amamos. En palabras de Sheen: "La verdadera generosidad nunca busca la reciprocidad; no da porque espere un don a cambio, ni porque exista el deber o la obligación de dar. La caridad está más allá de la obligación; su esencia es el 'extra adorable'. La gracia permite crecer en este sentido y, como vemos en la vida de tantas personas santas, es su frecuente contacto con Jesús en la Santísima Eucaristía -participando en la Misa, recibiéndole en la Sagrada Comunión y adorándole en el Santísimo Sacramento reservado- lo que les hace ser quienes son. Jesús, fuente de toda santidad y gracia, dilata sus corazones y aumenta su capacidad de amar.

El Venerable Fulton Sheen era uno de esos hombres con una profunda capacidad de amar. Desde que hizo la Primera Comunión, a los doce años, se sintió atraído por la Eucaristía. A medida que su fe maduraba y se profundizaba, también lo hacía su amor por la Eucaristía. Le resonaba profundamente que Nuestro Señor desea vivir en nosotros y que nosotros vivamos en Él (cf. Jn 15, 4). Más tarde escribiría: "El único requisito es la aventura de la fe, y la recompensa, la profundidad de la intimidad para quienes cultivan su amistad. Permanecer con Cristo es amistad espiritual, como Él insistió en la noche solemne y sagrada de la Última Cena, el momento que eligió para darnos la Eucaristía".2

Foto en blanco y negro de un sacerdote incensando la custodia en el altar durante la adoración eucarística.

La fe intensifica el amor

El amor aumenta amando, y esto es cierto en nuestro amor mutuo y en nuestro amor a Dios. El amor inicial de Fulton Sheen por Nuestro Señor en la Sagrada Eucaristía se intensificó a medida que maduraba, y sus estudios teológicos profundizaron su aprecio por este gran don de Dios. Su oración y su estudio, reforzándose mutuamente, le permitieron comprender muy bien la Sagrada Eucaristía, tanto el sacrificio eucarístico de la Misa como la presencia permanente de Jesús en el Santísimo Sacramento. La vida del Arzobispo Sheen estaba tan entrelazada con la Sagrada Eucaristía que es imposible entender su vida sin ella, del mismo modo que en un matrimonio bien vivido, no se puede entender realmente al marido sin entender su relación con su mujer.

Fulton Sheen amaba la Sagrada Eucaristía porque creía en las palabras de Nuestro Señor cuando hablaba del Pan de Vida(Jn 6, 22-59), y su creencia, a su vez, profundizó su comprensión de este gran misterio. A medida que aumentaba su comprensión, también lo hacía su amor. Cuando se trata de las personas de nuestra vida, incluido Nuestro Señor, la fe que tenemos en ellas y la comprensión que tenemos de ellas están relacionadas entre sí. Cuando decidimos creer a alguien -como cuando nos decimos o pensamos: "Creo en lo que dices", o "Creo que tus intenciones son nobles"-, vemos a esa persona bajo una luz distinta: la comprendemos de un modo nuevo. Como decimos hoy, somos capaces de "conectar los puntos" de forma más completa. Y cuando esta comprensión nueva y más profunda de la persona se confirma con el tiempo, nuestra fe en ella aumenta aún más. La fe de Fulton Sheen en la Sagrada Eucaristía profundizó su comprensión de Nuestro Señor, lo que a su vez intensificó su amor.

Altar con una pequeña custodia que contiene una hostia consagrada con dos velas blancas a cada lado.

Alimentarse y ser alimentado por el amor

Cualquiera que haya amado a alguien durante un largo período de tiempo sabe que las relaciones deben alimentarse continuamente, o morirán, y esto es cierto en nuestra relación con Nuestro Señor. Alimentamos la relación, y somos alimentados por ella. Cuando Fulton Sheen fue ordenado sacerdote, se comprometió a rezar todos los días una hora santa ante el Santísimo Sacramento, y cumplió su promesa. Explicó: "Cuando me levanto para hablar, la gente me escucha; siguen lo que tengo que decir. ¿Es un poder mío? Por supuesto que no. San Pablo dice: '¿Qué tenéis que no hayáis recibido y vosotros que habéis recibido, por qué os gloriáis como si no lo hubierais recibido?' Pero el secreto de mi poder es que nunca en cincuenta y cinco años he dejado de pasar una hora en presencia de Nuestro Señor en el Santísimo Sacramento. De ahí viene el poder. Ahí es donde nacen los sermones. Ahí es donde se concibe todo buen pensamiento".3

Esta hora que pasaba con Nuestro Señor cada día -junto con su celebración de la Misa- era el alimento que alimentaba su alma y le convertía en el gran hombre de Dios que era: un hombre transformado por el amor. Como Sheen señaló tan acertadamente: "La mayor historia de amor de todos los tiempos está contenida en una pequeña hostia blanca".

Ayude hoy mismo a los niños y jóvenes de su vida a acercarse más a Jesús en la Eucaristía a través del testimonio del Venerable Fulton Sheen. Descargue las de Katie Bogner-perfectas para el hogar, el aula y la parroquia.

1. Love On Another, P. J. Kennedy and Sons, p. 111.

2. The Priest Is Not His Own, Ignatius Press (reimpresión de 2004), p. 241.

3. La sabiduría de los santos, Blue Sparrow, p. 50.