Historias de renacimiento

Llevar a los niños a la mesa sagrada

"La gente le traía niños para que los tocara, pero los discípulos les reprendían. Al ver esto, Jesús se indignó y les dijo: "Dejad que los niños se acerquen a mí; no se lo impidáis, porque el Reino de Dios es de los que son como ellos. Os aseguro que el que no acepte el Reino de Dios como un niño, no entrará en él". Entonces los abrazó, los bendijo y les impuso las manos" (Marcos 10, 13-16).

Cuando el Papa San Pío X rebajó la edad de la Primera Comunión de los doce años a la edad de la discreción (alrededor de los siete) en su Quam Singulari de 1910, expresó su esperanza de que los niños que han recibido la Primera Comunión sean admitidos regularmente en la Santa Mesa, para ser abrazados por Cristo, preservados de la corrupción y alimentados con el alimento de la vida interior. Una de las esperanzas de la página web Nacional Avivamiento Eucarístico es que fomente el reconocimiento y la devoción a Nuestro Señor que se nos entrega en el Santísimo Sacramento, no sólo en los adultos católicos de hoy, sino también en nuestros niños.

Cuando era adolescente, mi párroco anunció una vez a la parroquia que los padres debían dejar de llevar Cheerios a la misa para alimentar a sus hijos. Recuerdo haber oído a los padres refunfuñar que el párroco no sabía lo que había que hacer para mantener tranquilos a los niños pequeños, especialmente a los que eran demasiado pequeños para dejarlos en la guardería. No puedo hablar de las intenciones del párroco en ese momento, ya que muchos padres parecían pensar que su preocupación era que los Cheerios se aplastaran en la alfombra bajo los bancos, pero debo confesar que toda la conversación cambió mi corazón acerca de la misa y de invitar a los niños a participar.

Abrazo Hermano Hermana

"Dejad que los niños vengan a mí"

Solía pensar que era necesario entretener a los niños pequeños durante la misa para que los adultos pudieran rezar mientras los niños se mantenían callados o fuera de la liturgia. Como joven adulto, apoyaba plenamente las guarderías, el empaquetado de libros o bocadillos, u otras medidas utilizadas para evitar que los niños perturbaran la liturgia. Aun así, las palabras del sacerdote se me quedaron grabadas y me han dado motivos para reconsiderar mi actitud. Si nos pasamos toda la liturgia distrayendo a nuestros hijos del mayor acto de culto de la tierra para mantener la iglesia en silencio, ¿en qué nos diferenciamos de los discípulos que apartaron a los niños de Jesús? ¿Acaso no desea él que también vengan y participen?

"Nosotros, toda la Iglesia, tenemos que ser mejores para involucrarlos, no a través de técnicas de distracción, sino como una parte significativa de nuestra Iglesia".

Como padre me doy cuenta de que ayudar a los niños a entrar en la liturgia no es una tarea fácil. A veces debemos sacar al niño que grita o alimentar al bebé hambriento. Sin embargo, tenemos la responsabilidad de ayudar a nuestros hijos a rezar la misa con nosotros. Hace años, cuando mi primera hija tenía sólo unos dos años, la llevé a una misa diaria en una pequeña capilla. Esta capilla presentaba algunos obstáculos para un padre. En primer lugar, era una capilla lateral en una iglesia más grande y estaba justo al lado del santuario principal. En segundo lugar, los bancos estaban abiertos sólo por un lado. Por último, y quizás lo más importante, estaba completamente cubierta de mármol y era la peor cámara de eco posible. Mi hija se pasó gran parte de la homilía parloteando, y aunque hablaba en voz baja, sé que el sacerdote y todos los asistentes a la misa podían oírla. Acabé sacándola para que no molestara, pero al hacerlo, ¡comenzó a repetirme la homilía! De alguna manera, a pesar de su parloteo, había conseguido captar algunas palabras de la homilía. Me sorprendió entonces, y sigue sorprendiéndome, hasta qué punto los niños más pequeños pueden ser conscientes de lo que ocurre a su alrededor. Nosotros, toda la Iglesia, tenemos que ser mejores para atraerlos, no mediante técnicas de distracción, sino como parte significativa de nuestra Iglesia.

Niños leyendo la Biblia

Ideas para su familia

Me gustaría ofrecer algunas sugerencias que han funcionado en mi familia o en familias que hemos conocido:

1) Estar dispuestos a llevar a los niños a misa, incluso a una edad temprana. Esto no siempre es fácil o incluso posible, pero los niños deben asistir regularmente a la Misa si queremos que sepan lo que significa acercarse a la Sagrada Mesa.

2) Hacer de la misa una experiencia positiva. Me gusta bromear diciendo que soborno a mis hijos después de la misa (reciben un donut si se portan bien y pierden bocados para mí cuando no lo hacen). Puede ser una tontería, pero mi hijo menor anticipa su recompensa y entiende las expectativas que tengo durante la misa, ofreciendo un refuerzo positivo a la actividad de rezar en la misa.

3) Intente no distraer a los niños de la liturgia; más bien, ayúdeles a entender lo que está ocurriendo. Quizás susurrar en voz baja al oído de un niño para ayudarle a saber por qué el sacerdote está incensando el altar o elevando el cáliz. Evite los juguetes, libros u otras actividades destinadas a tranquilizar a los niños. Puede ser embarazoso, pero un niño que canta "Aleluya" después de la Aclamación del Evangelio no debe ser callado rápidamente, sino que debe ser elogiado por prestar atención.

4) Hable con los niños sobre la misa antes y después. Pase tiempo en el coche hablando de las lecturas del día o de las diferentes partes de la misa. Para los niños más pequeños, hable de los colores del día. Esto puede ayudar mucho a que el niño preste atención durante la misa, aunque sea brevemente.

5) Reza diariamente. Es importante que rece con sus hijos fuera de la Misa. Si la oración en familia se limita a la Misa, entonces rezar la Misa seguirá siendo algo extraño para los niños pequeños.

6) Considere la posibilidad de llevar a sus hijos a la adoración. Si sabe de un lugar donde haya adoración eucarística que se ajuste a su horario, considere la posibilidad de llevar a sus hijos a un bloque de 15 minutos para introducirlos en la práctica. Si tiene varios hijos, quizá le resulte más fácil llevarlos de uno en uno.

7) Tenga paciencia con los niños. Su capacidad de atención es a menudo mucho más corta que la nuestra. Les cuesta mantenerse concentrados en la misa, especialmente con todas sus partes. Tal vez su hijo sólo pueda concentrarse durante uno o dos minutos seguidos. No pasa nada. Trabaje con eso.

8) Sé paciente contigo mismo. Ofrece tus sufrimientos como padre a Cristo y hazle saber que lo estás intentando. Él te ofrecerá la gracia que necesitas para ser un buen padre: sólo tienes que estar dispuesto a aceptarla.

9) Encuentra tiempo para rezar por ti mismo. Algunos domingos será casi imposible rezar en la misa de la manera que queremos o necesitamos. Encuentre tiempo para rezar sin los niños. La misa diaria, durante las pausas para comer u otros momentos, puede ser una maravillosa oportunidad para esta oración sin que los niños nos interrumpan.

10) Si no tiene hijos o si sus hijos son mayores, ofrézcase a ayudar a otros padres con varios niños pequeños (o incluso con un solo bebé) en lo que necesiten. Los niños más pequeños suelen estar bien con un "mentor", un niño mayor que esté más familiarizado con la misa y que pueda recordarles cómo comportarse durante la liturgia.

11) Ayudar a los párrocos y a los que no tienen hijos a comprender las necesidades de los padres. Claro que un niño no debería gritar durante la misa, pero a veces un grito dura sólo uno o dos minutos y es más fácil calmar al niño que sacarlo. Si siempre nos apresuramos a sacar a los padres de la misa cada vez que su hijo hace ruido, corremos el riesgo de desanimar activamente a los padres de llevar a los niños a la misa.

Estas sugerencias son sólo eso: sugerencias. Es posible que otras ideas funcionen para su familia. Como padre, sé lo difícil que puede ser llevar a mis hijos a misa y que participen. Incluso ahora que mis hijos están en la escuela primaria y secundaria, todavía tenemos problemas de vez en cuando con ellos discutiendo o encontrando maneras de portarse mal durante la misa.

"Este señor me ha recordado lo importante que es no rendirse porque mis hijos no se comporten siempre como yo quiero".

Momentos de gracia

Como padre, he tenido muchos momentos de gracia que me recuerdan por qué es importante llevar a nuestros hijos a Cristo a través de la misa. Me gustaría compartir dos: la primera ocasión ocurrió en la carretera. Cada vez que mi familia va a visitar a los padres de mi esposa, aprovechamos para visitar la parroquia donde nos casamos. En una visita, mi hijo, que era muy pequeño en ese momento, se portó mal casi toda la misa. Parecía que lo llevaba constantemente a la parte trasera de la iglesia, al diminuto nártex con puertas que no podían contener los sonidos. En un momento dado, un señor mayor se acercó a mí para decirme algo. Pensé que me iba a regañar por llevar a un niño tan revoltoso a misa. Cuando este señor se acercó, sólo vi amabilidad en sus ojos. Me dijo que estaba haciendo bien las cosas con mi hijo y que era bueno que lo hubiera llevado a misa. Hasta ese momento, me había estado juzgando por mis estrategias de crianza poco exitosas y estaba horrorizada por el comportamiento de mi hijo. Si soy sincera, estaba enfadada y avergonzada con él (y conmigo misma). Lo peor de todo es que mi hijo era el único que estaba montando una escena. Sin embargo, la amabilidad de este caballero me hizo ver que nuestra presencia era algo bueno. Sus acciones me hicieron sentir más bienvenido en la misa como familia que cualquier otra cosa. Este caballero me recordó lo importante que es no rendirse porque mis hijos no se comporten siempre como yo quiero.

El segundo momento de gracia ocurrió en los últimos dos años, cuando se suspendieron las misas públicas en nuestra zona. Nuestra parroquia ideó una forma de tener adoración eucarística un par de días a la semana, donde las familias podían apuntarse y rezar ante el Santísimo. Intenté llevar a mis hijas mayores todos los viernes por la mañana, y el domingo íbamos en familia. Antes de esto, debo admitir que no había considerado llevar a mi familia a la adoración eucarística regular, ya que pensaba que los niños eran demasiado pequeños. Las primeras veces que fuimos, no estaban seguros de lo que debían hacer, así que les hablé de por qué estábamos allí, de la práctica de la adoración, y les sugerí algunas oraciones y reflexiones diferentes que podrían ofrecer. También les animé a sentarse en silencio y dejar que el Señor les hablara. Rápidamente, las mañanas de los viernes ante el Santísimo Sacramento se convirtieron en el punto culminante de nuestra semana. En muchos sentidos, aunque anhelábamos ir a Misa, estos momentos nos sostenían hasta que podíamos volver a participar en la Santa y Divina Liturgia.

Madre e hijo rezando

Acompáñelos

Durante este Avivamiento Eucarístico, debemos tener en cuenta las necesidades de nuestros niños. No sólo son el futuro de nuestra Iglesia, sino que son su mismo presente. El Papa Pío XII nos amonesta: "Si los fieles se esfuerzan por vivir en un espíritu de fe viva... tomarán en sus corazones a aquellos miembros que son objeto del amor especial de nuestro Salvador: ...los niños cuya inocencia está tan fácilmente expuesta al peligro en estos días, y cuyos jóvenes corazones pueden ser moldeados como la cera..."(Mystici corporis 93). Como cristianos bautizados, nuestros hijos pertenecen al Cuerpo de Cristo y los más pequeños pueden anticipar el día en que también ellos recibirán el Cuerpo y la Sangre de Cristo en la Santa Comunión. Debemos acompañarlos para que reconozcan y se acerquen a Jesús, presente en el Pan de Vida, que quiere alimentarlos y derramar sus gracias sobre ellos.

Actualizaciones semanales e inspiración
Gracias por suscribirse.
¡Ups! Algo salió mal al enviar el formulario.
Copyright © 2022 USCCB. Todos los derechos reservados.