Teología eucarística

Comunión eucarística y atención a los necesitados

El Catecismo de la Iglesia Católica nos dice que recibir la Eucaristía "nos compromete con los pobres" (1397). ¿Por qué?

Recibir la Eucaristía significa que entramos en unión con la Segunda Persona de la Santísima Trinidad. Y estar en Santa Comunión con Jesús mismo significa algo profundo. Consideremos una faceta de este gran misterio.

La Eucaristía es Jesús mismo. Él es el Verbo Eterno, que vive en comunión trinitaria con el Padre y el Espíritu Santo. Pero por amor a nosotros, para salvarnos del pecado y de la muerte, el Hijo predilecto del Padre eligió asumir una pobreza radical: la debilidad de la condición humana de sus amadas criaturas.

Cómo se identifica Jesús con los pobres

Y así, como lo describió el Obispo Robert Barron en su homilía del Domingo de Ramos del año pasado, el propio Hijo de Dios "se precipitó" desde las infinitamente amplias extensiones de las alturas del cielo hasta los estrechos confines de la situación humana. Podemos ver este descenso con bastante claridad en la descripción que hace Pablo de Cristo Jesús en Filipenses 2:6-8. "que, aunque estaba en la tierra, no se detuvo hasta el fin del mundo": "El cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, haciéndose hombre. Al contrario, se despojó de sí mismo, tomando forma de esclavo, viniendo en semejanza humana; y hallándose humano en apariencia, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz." En la Encarnación, el Hijo bendito del Padre eterno tomó sobre sí la condición humana, la condición de criatura humilde, de esclavo, y descendió "hasta el fondo", hasta la muerte misma. Sufrió la muerte reservada a un vil criminal, dejándose ejecutar bajo la crueldad de la crucifixión romana. Y, asumiendo tal abandono e indigencia, nos liberó.

Personas adorando en una capilla de adoración en penumbra con un foco sobre la custodia

En su misteriosa vida de condescendencia divina, nuestro Señor Jesús nació en un establo y murió desnudo en una cruz. Y en todo el tiempo intermedio, estuvo tan cerca de los pobres que se identifica a sí mismo como única y misteriosamente presente en ellos (ver Mt 25,31-46).

Este amor abnegado del Hijo del Padre se nos hace presente hoy en la Sagrada Eucaristía. Aunque el pan y el vino son imágenes bíblicamente ricas, cualquier asistente a Misa es consciente de la sencillez de lo que vemos presentado en el altar. En efecto, el Dios del universo adopta la humilde posición de hacerse sustancialmente presente en cosas terrenas que parecen totalmente ordinarias. Se trata de otra pobreza, asumida por amor a nosotros.

La pobreza de espíritu que necesitamos

Para verlo bien en la Eucaristía, es necesaria una cierta pobreza de espíritu por nuestra parte. Debemos vaciarnos del pensamiento autorreferencial del que estamos plagados, pero también debemos librarnos del engaño de nuestra propia autosuficiencia. De hecho, recibir la Eucaristía requiere nuestro propio amor vaciado de nosotros mismos y la conciencia de nuestra necesidad de Dios. Hace muchos años, un confesor me describió cómo, antes de la Eucaristía, cada uno de nosotros debe convertirse en un "santo mendigo" con nuestra necesidad de Jesús ante nosotros, inclinándonos hacia una dependencia más profunda de Él. Con frecuencia, estos días, mientras espero en la cola para recibir a Jesús en la Eucaristía, me entreno para rezar: "Jesús, te necesito" una y otra vez. Repetir estas sencillas palabras me ayuda a entrar en mi propia pobreza ante el don infinitamente generoso de nuestro Señor.

La mano arrugada de una anciana levantada en señal de adoración

Al recibir la Eucaristía, pues, debemos ver la pobreza de Aquel que se ha despojado de sí mismo por nosotros. Y nosotros mismos debemos tratar de ser pobres de espíritu. En esta pobreza, nos abrimos a recibir verdaderamente a Aquel que trae sanación y vida nueva. Este encuentro está destinado a cambiarnos, a cristalizar en nosotros una nueva forma de ver. Nos hacemos más capaces de ver a los demás en su necesidad y de ver a Jesús tal como está presente, como diría Santa Teresa de Calcuta, en su "disfraz más penoso". Este nuevo modo de ver a las personas, muy especialmente a los necesitados, es, en efecto, consecuencia de entrar en comunión eucarística con el Pobre, que es el amor mismo.

Por supuesto, nuestro Señor tiene claro que nuestro juicio final dependerá de lo bien que seamos capaces de verle y servirle, profundamente presente en los necesitados. Porque Él nos dirá a cada uno de nosotros cuando nuestra vida terrena haya llegado a su fin: "Todo lo que hicisteis a uno de estos hermanos míos más pequeños, a mí me lo hicisteis"(Mt 25, 40).

El Dr. James Pauley es profesor de Teología y Catequética en la Universidad Franciscana y autor de dos libros centrados en la renovación de la catequesis. También forma parte del equipo ejecutivo de la USCCB para la Eucaristía Avivamiento.