Historias de renacimiento

Enamorarse de un quién, no sólo de un qué

Siempre me he considerado un ratón de biblioteca o, para ser más preciso, un gusano del conocimiento. Al crecer con una discapacidad física -parálisis cerebral-, los dones y talentos que Dios me dio eran mucho más adecuados para la biblioteca que para el atletismo. Gracias a Dios, porque no soy muy rápida. La vida era siempre mejor para mí cuando tenía un libro que leer, y me empapaba de mis clases de educación religiosa con el mismo entusiasmo y vigor con que me empapaba de todas las demás asignaturas del colegio. Me enorgullecía ser la que tenía las respuestas, a la que la gente acudía cuando tenía preguntas sobre la Iglesia católica. Pero, después de graduarme en la universidad, algo no iba del todo bien en mi vida de oración. Le pregunté a Dios y me respondió con una revelación que me sacudió hasta lo más profundo. El conocimiento era estupendo, pero me estaba llamando a algo más profundo. En otras palabras, yo sabía mucho acerca de Jesús, pero realmente no conocía a Jesús a nivel personal. Ese era un gran problema. Después de todo, San Pedro no iba a estar allí el día de mi juicio con un cuestionario de opción múltiple sobre la doctrina católica. Había que hacer algo o, mejor dicho, tenía que conocer de verdad a Alguien...

Biblia abierta

Este es mi cuerpo, esta es mi sangre

Sucedió que había estado pasando por un período de sequía en mi fe, viendo el catolicismo como un mero conjunto de cosas en las que creer, sin ninguna relación con las luchas reales y las preguntas tan frecuentes hoy en día, especialmente: "¿De dónde viene mi dignidad, y me la pueden quitar alguna vez?". Volviendo a los Evangelios en busca de consuelo, leí con una nueva intención. Quería llegar a conocer a Cristo como persona humana, no sólo como un Dios cuyos mandatos había que cumplir correctamente. Sorprendentemente, algo encajó. Cuando Cristo pronunció las palabras de institución en la Última Cena, no dejaba de referirse a la palabra esto. Este es mi cuerpo, esta es mi sangre". Fue en ese momento, al releer esas palabras que había oído tantas veces en misa, cuando por fin las palabras pasaron de mi cabeza a mi corazón. Ahí estaba Jesús, el gran hombre a la vez plenamente humano y plenamente divino. Me estaba invitando a salir de mi cabeza, a dejar de tratar mi fe como un mero ejercicio intelectual, y a conectar con el corazón. Ese fin de semana, en la misa, experimenté la Eucaristía bajo una luz totalmente nueva. Una cosa era que me dijeran constantemente que realmente estaba recibiendo el cuerpo y la sangre de Jesús, y otra muy distinta era aceptarlo en mi corazón. Aquí estaba yo, un pecador como los demás, agradecido por recibir a Jesús no sólo como un gran maestro, sino como el Dios-hombre que vivió, murió y resucitó por mí. Podía saborear al que derramó hasta la última gota de sangre que tenía por mí. Me convertí en su tabernáculo, y su Presencia llenó cada parte de mí.

Jesús y los Apóstoles

Amor sin límites

Para mí, la Eucaristía es lo más parecido a la felicidad perfecta a este lado del cielo. Ahora tengo más confianza que nunca en el amor ilimitado de Dios por mí, y anhelo compartir ese amor con todos. Comprender el impresionante don de la Eucaristía como una unión de amor con Cristo me ha fortalecido para esforzarme por ser un miembro más fiel de su Cuerpo, la Iglesia. Gracias a ello, puedo llevar a Cristo a los demás con más alegría.

Actualizaciones semanales e inspiración
Gracias por suscribirse.
¡Ups! Algo salió mal al enviar el formulario.
Copyright © 2022 USCCB. Todos los derechos reservados.