Teología eucarística

Personas rescatadas Rescatan a personas

Imagina que estás en la cola para la Comunión este domingo y de repente ves a Jesús de pie frente a ti, ofreciéndote su Cuerpo y su Sangre bajo la apariencia de pan y vino. Mientras estás allí, sorprendido como nunca, te hace una pregunta: "¿Entiendes por qué hago esto? ¿Comprendes por qué me entrego a ti mismo?".

Esta es una escena y una pregunta sobre la que he reflexionado a menudo últimamente. Dicho de otro modo, podríamos preguntarnos: "Jesús se nos entrega en la Eucaristía para... ¿qué exactamente?".

"Se entrega a nosotros porque el amor quiere la unión, y Dios es amor".

Sin duda, hay varias respuestas a esa pregunta, pero me vienen a la mente especialmente tres. En primer lugar, se entrega a nosotros porque el amor quiere la unión, y Dios es amor (¡que es mucho más que decir que Dios es amor!). ¡Esto es asombroso! El Creador de un universo de más de 90 mil millones de años luz, infinitamente feliz y al que no le falta nada, nos quiere. Mucho más que cualquier marido y mujer se desean mutuamente, Dios nos desea... ¡a nosotros! ¡A mí! A ti. Dios es un "amante loco", como lo describía Santa Catalina de Siena. Una de las razones, pues, por las que Jesús se entrega a nosotros es porque quiere unirnos a él y abrumarnos con su amor.

Manos que se extienden hacia el otro

"La gracia es el poder"

En segundo lugar, Jesús se entrega a nosotros para darnos la gracia. ¿Qué es la gracia? La gracia es una de esas palabras que oímos decir todo el tiempo, pero que tal vez no entendemos realmente. Podríamos escribir libros enteros sobre este tema, así que permítanme simplemente referirme a una forma en que el Señor me ha ayudado a comprender mejor esta maravillosa realidad. Hace años, siendo un joven sacerdote, recuerdo haber hablado con el Señor, pidiéndole que me ayudara a entender mejor esta palabra. Mientras estaba sentado ante él en el sagrario, me pareció oírle decir: "La gracia es poder, Juan, fuerza sobrenatural, como los 'esteroides espirituales'". Como hombre que ama los deportes, esto fue inmediatamente útil. Los esteroides son ilegales en el atletismo porque le dan al atleta una ventaja injusta, una fuerza que de otra manera no tendría. Los atletas a menudo los toman porque el deseo de ganar es muy fuerte. Pues bien, Dios quiere que tú y yo ganemos, que ganemos el único juego que importa: la vida. Y "ganar" significa parecerse cada vez más a Jesús. Pero no puedo hacerlo solo, no soy lo suficientemente fuerte. Así que Dios me da ayuda, poder y fuerza sobrenatural. ¿Quién no quiere ser más fuerte? Una segunda razón, pues, por la que Jesús se entrega a nosotros es porque quiere ayudarnos a convertirnos en los hombres y mujeres que deseamos ser, a ser verdaderamente grandes, a amar como Él ama.

Un corazón como el suyo

En tercer lugar, Jesús se entrega a nosotros en la Eucaristía porque quiere hacer que nuestros corazones se parezcan cada vez más a su propio Sagrado Corazón. La parábola del buen samaritano trata en última instancia de Jesús; él es el buen samaritano. El hombre que yace en la cuneta, golpeado, inconsciente y desnudo es el género humano. Nuestros primeros padres fueron engañados en el jardín, hace ya muchos, muchos años, por el que Jesús llama "el gobernante de este mundo". Esta criatura fue una vez un ángel bueno, pero por envidia de ti y de mí y del plan que Dios tiene para que compartamos su propia vida divina, se rebeló contra Dios y engañó a nuestros primeros padres para que vendieran nuestra raza como esclava a poderes contra los que no podemos competir. Esos poderes son el pecado y la muerte. Como resultado del acontecimiento que llamamos "la caída", nuestra raza, como el peregrino de la parábola, quedó medio muerta en una zanja, totalmente incapaz de salvarse. Pero cuando el samaritano ve al hombre en la cuneta, se le abre el corazón (que es una traducción mucho mejor que "movido por la compasión") y lo rescata. Por eso el Hijo de Dios se hizo hombre. Su corazón -el corazón de Dios- se abrió de par en par ante nuestra terrible situación. Jesús vino a hacer la guerra contra "el dominador de este mundo", y lo derrotó con su Cruz y su Resurrección. Y ahora ya no somos esclavos del pecado y de la muerte. Hemos sido rescatados. Una tercera razón, pues, por la que Jesús se entrega a nosotros en la Eucaristía es para que nuestros corazones se parezcan más a su corazón. En otras palabras, quiere que mi corazón se "abra" al ver a los que me rodean y que están, por así decirlo, tirados en el foso que es la vida al margen de Dios.

Sacerdote distribuyendo la Eucaristía

El proyecto de rescate

Estos pensamientos sobre la Eucaristía son algunos de los que se encuentran en la conclusión de una nueva experiencia de vídeo de HECHOS XXIX llamada "El proyecto de rescate", nuestra respuesta a lo que consideramos la tarea evangelizadora más urgente: una proclamación convincente del Evangelio. Esta experiencia está pensada principalmente, aunque no exclusivamente, para ser vista en pequeños grupos. Esos grupos pueden reunirse en las parroquias, en los hogares, en el trabajo, en la escuela, en las cárceles, en cualquier lugar. Es para personas que han ido a la iglesia toda su vida, así como para personas que nunca han oído el nombre de Jesús.

Profundamente convencidos de que "el evangelio es poder de Dios para la salvación" (Romanos 1:16), "El Proyecto de Rescate" tiene un triple objetivo: abrumar, mover a la rendición y movilizar para la misión. Más concretamente, rezamos para que, a medida que una persona se abre camino a través de la experiencia, se vea provocada de una manera nueva a considerar quién es Dios, por qué hizo el mundo, por qué todo está tan desordenado, y qué ha hecho sobre el desorden. Rezamos para que, al ser provocada por la derrota de los poderes del pecado, la muerte y Satanás por parte de Jesús, la persona invite al Espíritu Santo a entrar en su vida para permitirle rendirse a Dios, ya sea de nuevo o por primera vez. Por último, rezamos para que una persona, después de haber sido abrumada y movida a rendirse, comprenda más claramente la misión que Jesús ha confiado a sus discípulos y esté deseosa de utilizar sus dones y talentos para continuar la obra que Jesús comenzó el Domingo de Pascua y que un día llevará a una conclusión atronadora cuando regrese en gloria, la creación sea liberada de su gemido y todas las cosas sean hechas nuevas.

"The Rescue Project" se puede encontrar en su totalidad de forma gratuita en nuestra página web, www.rescueproject.us, donde se pueden encontrar recursos para los participantes, facilitadores y administradores.

Recemos profundamente unos por otros y por toda la Iglesia en este tiempo de Avivamiento Eucarístico. Que el Espíritu Santo nos dé una comprensión cada vez mayor de lo que Jesús desea hacer cuando nos ofrece su propio Cuerpo y Sangre. Que nos sintamos abrumados por su amor, fortalecidos por su gracia, y que se nos dé una participación cada vez mayor en su Sagrado Corazón para ir a rescatar a otros de la pesadilla que es la vida al margen de Dios.

Actualizaciones semanales e inspiración
Gracias por suscribirse.
¡Ups! Algo salió mal al enviar el formulario.
Copyright © 2022 USCCB. Todos los derechos reservados.