Envío de misioneros

Testigos Eucarísticos Americanos: Siervo de Dios Antonio Inija

Para ayudar a allanar el camino hacia el Congreso Eucarístico Nacional del 17 al 21 de julio de 2024, estamos encantados de presentar a los Testigos Eucarísticos Americanos. Se trata de hombres y mujeres santos que vivieron, amaron y sirvieron en el mismo suelo que ahora pisamos. Todos ellos dan testimonio -de manera única y poderosa- de lo que significa encontrarse con Jesús en la Eucaristía y salir en misión con Él por la vida del mundo. Cada mes, hasta julio de 2024, presentaremos un nuevo testimonio. Ancianos y jóvenes, hombres y mujeres, representantes de diferentes familias culturales y vocaciones, estos hombres y mujeres nos muestran -en color vivo- cómo es la santidad. También estamos encantados de colaborar con el artista estadounidense Connor Miller, que está creando una xilografía original de cada testigo para ayudarnos a interactuar visualmente con esta nueva serie creativa.

Grabado xilográfico de Antonio Inija por Connor Miller

En la introducción de la publicación de 2019 de Los mártires de La Florida: Una historia heroica de fe católica, el Obispo William A. Wack, CSC, de la Diócesis de Pensacola-Tallahassee escribe:

"El 26 de enero de 1704, un nativo americano llamado Antonio fue atado a una gran cruz en la misión de La Concepción de Ayubale, cerca de la actual Tallahassee, y quemado hasta la muerte. Este amado y capaz líder del pueblo apalache fue quemado vivo desde el amanecer hasta el atardecer de aquel día de invierno. Mientras sufría, hablaba en lenguas nativas con audacia desde su cruz. En lugar de las palabras habituales jurando venganza contra sus captores, Antonio predicó su fe en Dios y advirtió a sus verdugos sobre su pecado. Antonio anhelaba estar con Dios en el cielo. Una aparición de la Virgen María le sostuvo en sus últimos momentos. Fueron sus ojos, dijo, los que le dieron fuerzas".

La fe que arraigó en el Siervo de Dios Antonio Inja fue sembrada profundamente en él por sus padres, las fluyentes aguas bautismales de la Iglesia y los sacrificios evangélicos de los muchos misioneros dominicos, jesuitas y franciscanos que bañaron el suelo floridano con su sangre antes que él. No hay duda de que las muchas horas que Antonio pasó ante el Santísimo Sacramento fortalecieron su vida espiritual. Sus disciplinados ejercicios espirituales se basaban en la asistencia frecuente a misa, la oración, la reflexión, la caridad y la vida devocional, como el Santo Rosario. Para Antonio, no podía haber vida en este mundo al margen de Jesús y de su Presencia Eucarística. "La Eucaristía es el sacramento del amor: significa amor, produce amor. La Eucaristía es la consumación de toda la vida espiritual" (Santo Tomás de Aquino).

Custodia sobre un altar con plantas debajo y ventanas luminosas detrás

Un poderoso testimonio cotidiano de Jesús

Al asomarnos a la vida y la fe de Antonio, somos conscientes de que su testimonio de Jesús dice mucho, no sólo a su propia gente de entonces, sino a los cristianos y a los pueblos indígenas de todos los siglos. Antonio nació y creció como cristiano en la Misión de San Luis, la misión apalache más grande de La Florida, con una población de aproximadamente ocho mil nativos cristianos. Tenía fama de ser un líder extraordinario. De hecho, se le conocía como el Inija, el segundo después del jefe. Era un hombre corriente que vivía la vida de un modo extraordinario: a través de la lente de la fe. Atendía a sus deberes y obligaciones para con su familia, su fe y su comunidad. Se comportaba con humildad. Ofrecía su ayuda a todos los que la necesitaban. Antonio fue un hombre de oración y de servicio cristiano.

Además de su lengua nativa, Antonio era un hombre dotado y elocuente que sabía leer y escribir en latín y español. De vez en cuando, como líder nativo americano, fue muy valioso para los franciscanos en sus esfuerzos de evangelización y celo misionero, ya que compartieron el mensaje del Evangelio con la gente. Su porte desenvuelto y alegre le llevaba a evangelizar diariamente a los demás con la palabra y el ejemplo. Siempre fue consciente de la importancia de la oración, el culto, la alabanza y la fidelidad a Jesús y a la Iglesia. Amar a Dios estaba siempre en el primer plano de su mente y entretejido en el tejido de su humanidad.

Iglesia franciscana reconstruida en la Misión de San Luis en Tallahassee, Florida
Iglesia franciscana reconstruida en la Misión de San Luis en Tallahassee, Florida

Su fe cristiana guiaba cada uno de sus momentos, y su amor a Dios destacaba en todos los sentidos, especialmente su amor a Jesús en la Eucaristía. Era un hombre de corazón bondadoso, siempre a la escucha de la voz de Jesús y dispuesto a compartir con los demás la bondad de la fe y la persona de Jesús. Invitaba a Jesús sufriente y resucitado a dirigir cada uno de sus pasos, cada día de su vida. En muchos aspectos, era como San José: cariñoso, fiel, prudente, sabio, sacrificado y devoto. Dado que no existen documentos escritos sobre la vida y el martirio de Antonio por parte de sus compañeros cristianos de la época, debemos confiar en los registros históricos seculares. Sólo podemos imaginar cómo su fe llegó a lo más profundo de los corazones de muchos nativos de su tribu, así como de los soldados y misioneros españoles que también se sintieron conmovidos por su fe y su bondad.

Un ejemplo de fe a seguir

La vida y el testimonio de fe católica de Antonio nos animan a vivir para Jesús cada día. Como él, debemos rezar, esperar y confiar más, sobre todo cuando se nos presentan momentos difíciles y pruebas. Nuestra fidelidad a Jesús le es grata. Vemos en la vida de Antonio un ejemplo continuo de devoción a nuestro Señor Eucarístico, sin importar la situación. Su sufrimiento en la cruz -su cuerpo quemado hasta la muerte- atestigua su amor.

La mayoría de nosotros no seremos probados como Antonio para derramar nuestra sangre a través de grandes sufrimientos, como él soportó la cruz y el fuego, pero todos estamos llamados a morir a nosotros mismos de pequeñas maneras mediante la abnegación, pequeños sacrificios, ayuno, penitencia, o renunciando a un postre especial o a una película que realmente queremos ver. Los pequeños sacrificios que hacemos por Dios le agradan mucho y nos ayudan a crecer en gracia y santidad. Sí, ¡todos deberíamos desear seguir el ejemplo de Antonio!

Una cruz en primer plano a la izquierda con una puesta de sol y una montaña al fondo

La próxima vez que vayas a Misa o visites a Jesús Sacramentado, acuérdate de Antonio, que pasaba muchas horas alabando a Jesús en la Sagrada Eucaristía. Imitadle. Este debería ser nuestro objetivo: amar cada vez más a Jesús en la Eucaristía. San Agustín nos recuerda que cada vez que recibimos a Jesús en la Sagrada Comunión, Jesús no se parece a nosotros, sino que nosotros nos parecemos cada vez más a Él. Pídele a Jesús que nos hagamos cada vez más semejantes a él, imitando a Antonio.

Encontramos en el Evangelio de San Juan: "Yo soy el Pan vivo bajado del cielo; si alguno come de este Pan, vivirá para siempre; y el Pan que yo daré por la vida del mundo es mi Carne"(Jn 6,51). En todos los aspectos, Antonio Inija es un auténtico testigo de la Sagrada Eucaristía.

Que Antonio, mártir de Cristo, elegido por la Virgen, evangelista, maestro, líder e hijo fiel de la Iglesia, sea elevado un día a los altares. A partir de hoy, ¡esforcémonos cada uno de nosotros por imitar la fe eucarística y el amor a Jesús que tuvo Antonio!

El Reverendo W.C. Paysse es el Vicepostulador de los Mártires de La Florida.