Historias de renacimiento

El lugar donde la paz es posible

Una casa dividida

La paz ha sido un sueño perenne de la humanidad a lo largo de la historia y, tras el derramamiento de sangre del siglo XX, quedó aún más claro que es una necesidad esencial para la supervivencia futura de la civilización. La ola de entusiasmo que recorrió el mundo occidental en los años 60 y 70 entre los jóvenes que clamaban por "la paz y no la guerra" se encontró, sin embargo, con nuevas expresiones de violencia y el auge del terrorismo y lo que parece ser, en muchos aspectos, una mayor fragmentación de la sociedad en una polarización cada vez mayor del mundo. No obstante, el deseo de paz permanece, y el mundo ha tratado de construir la paz a través de la tolerancia y de sus propios esfuerzos de construcción del sueño utópico que vive como un eco en nuestros corazones. Existe un sentimiento de realidad que nos une en una especie de hermandad común, y una llamada a la auténtica comunión de unos con otros. Pero, ¿qué puede salvar el abismo y las tensiones sociales cada vez mayores? ¿Quién podría unir a la "derecha" y a la "izquierda" de nuestro propio país? ¿Dónde está la paz que anhelamos? ¿O no es más que el deseo de un idealismo juvenil, un espejismo en el desierto de la realidad? ¿Existe un lugar en el que se pueda ver y encontrar esa ansiada paz?

"La paz os dejo, mi paz os doy. No os la doy como el mundo la da. No dejéis que vuestro corazón se turbe ni tenga miedo".

Juan 14:27

Las heridas de la polarización

Si se desea un icono de las violentas divisiones que pueden existir en el mundo, Nicaragua en la década de 1980 ofrece una imagen potente. Un país diezmado por la guerra civil, hermanos matando a hermanos, y casi siempre sin entender bien por qué. Décadas más tarde, mientras servía allí como sacerdote misionero, todavía podía ver las heridas de la guerra, pero también aprendí que durante esos años sangrientos se produjo un milagro que nadie podía prever o incluso creer posible. En el norte montañoso, donde se libraron las batallas más encarnizadas, el3 de mayo de 1988, un sacerdote franciscano, Fray Odorico, celebró una misa en el Valle de la Naranja. Invitó a la misa a los soldados de la Contra y de los sandinistas, que al principio se situaron a casi un campo de fútbol de distancia uno del otro, a ambos lados del valle, mientras la misa comenzaba al aire libre, sobre un altar improvisado. Fray Odorico llamó a los dos grupos para que se acercaran y se sentaran en sus respectivos grupos a su derecha y a su izquierda, a ambos lados de un pasillo imaginario en el centro de los dos grupos. La pesadez y la tensión en los rostros de los soldados pesaban en el ambiente, pero Fray Odorico celebró la misa con normalidad hasta que, tras la consagración, se detuvo en el signo de la paz mirando los rostros de esos dos grupos de enemigos. Lo que vio y lo que hizo, sin embargo, reflejó la realidad de lo que Dios vio, lo que ve, cuando nos mira.

"De este Misterio brota el poder de hacer lo que por nosotros mismos somos incapaces de hacer: ver al otro y reconocer a mi 'hermano' y a mi 'hermana'".

Nuestro deseo común

En ese momento el P. Odorico se acercó a los soldados y tomando la mano de un contra y un sandinista los juntó y dijo palabras que hemos escuchado mil veces en la misa: "Ofrezcámonos mutuamente el signo de la paz". En ese momento los dos hombres se estrecharon la mano y luego se estrecharon en un abrazo mientras las lágrimas empezaban a correr por sus rostros. A continuación, los demás soldados empezaron a entrar uno a uno en el "otro lado" y a ofrecer el signo de la paz... la paz que tanto ansiaban encontrar, la paz que todos deseamos. El lugar donde esta paz espera está, de hecho, en el lugar donde Dios nos espera, la Eucaristía, el cuerpo, la sangre, el alma y la divinidad de Jesús hechos presentes para nosotros. De este Misterio brota el poder de hacer lo que nosotros solos somos incapaces de hacer: ver al otro y reconocer a mi "hermano" y a mi "hermana", independientemente de a quién voten, del color de su piel, de la lengua que hablen o incluso del equipo de fútbol del que sean seguidores (¡vamos Dawgs!).


Un fruto de su presencia

En el Corazón Eucarístico de Jesús, recibimos la mayor reconciliación posible, la curación de la separación entre Dios y la humanidad a causa del pecado. Y por nuestra unidad con el Corazón de Jesús, el Corazón del Hijo de Dios, somos capaces de rezar las palabras que él nos enseñó, "Padre nuestro". En la misa de La Naranja, todos los soldados rezaban como uno solo a su Padre, y no se podía distinguir a los contra de los sandinistas porque estaban entremezclados, y el pasillo había desaparecido después del signo de la paz. En mis últimos años de servicio en Nicaragua, uno de los únicos lugares donde encontré a las facciones políticas de Nicaragua sentadas una al lado de la otra fue en la misa. Este es el lugar donde la paz es posible, este es el lugar donde la paz no es un mero sueño, en la comunión del Cuerpo de Cristo reunido como uno en su Presencia Eucarística. La paz es fruto de su Presencia en medio de nosotros. Si anhelas la paz y deseas verla, ve a misa este domingo y siéntate junto a la persona de tu parroquia a la que quizás te cuesta amar y mírala a los ojos y dile: "La paz esté contigo".

Actualizaciones semanales e inspiración
Gracias por suscribirse.
¡Ups! Algo salió mal al enviar el formulario.
Copyright © 2022 USCCB. Todos los derechos reservados.