Teología eucarística

Cuando tu corazón está decepcionado, Jesús camina a tu lado

"¿De qué hablan mientras caminan?"

En el Evangelio de Lucas, estas son las primeras palabras de Jesús pronunciadas después de su resurrección. Con esta pregunta, Jesús pretendía irrumpir en una conversación que mantenían dos de sus discípulos mientras se alejaban de Jerusalén hacia Emaús.

"¿De qué habláis mientras camináis?" (Lc. 24:17)

Jesús se acercó a estos dos discípulos abatidos. Habían seguido a Jesús con la esperanza de que fuera él quien por fin restaurara a Israel. En cambio, había muerto en una cruz. Sus sueños para con él y para con ellos mismos habían sido aplastados por el peso de esta aparente catástrofe. Jesús se puso a su lado, queriendo estar con ellos incluso en los lugares de su dolor, donde habían renunciado a la vida con él. Su sencilla pregunta les sorprendió.

"¿De qué hablan mientras caminan?"

Le pide a usted

Los dos compañeros de aquel día en el camino de Emaús son tú y yo. Jesús camina junto a cada uno de nosotros y nos hace la misma pregunta: "¿Qué estáis discutiendo mientras camináis?"

¿Qué le rompe el corazón?

¿Qué decepciones le obligan a cambiar sus planes?

¿Qué esperaba que pasara y no ha pasado?

¿Cuáles de sus sueños se han visto truncados?

Jesús se invita a entrar en tu vida con preguntas sencillas:

¿Qué hay en tu corazón?

¿Por qué lloras?

¿Qué le gustaría que hubiera pasado?

¿Qué es lo que no ha funcionado y te entristece tanto?

"Jesús no tiene miedo de las formas en las que hacemos daño. Él no se abstiene de mantener conversaciones que puedan llevarnos por caminos difíciles y a lugares de nuestro corazón donde ya no brilla el sol."

Jesús no tiene miedo de las formas en que nos herimos. No evita las conversaciones que pueden llevarnos por caminos difíciles y a lugares de nuestro corazón donde ya no brilla el sol. El Hijo de Dios quiere ir precisamente allí donde estamos confundidos sobre lo que ha sucedido, sobre lo que Dios está haciendo, sobre lo que Dios quiere de nosotros. Quiere estar lo suficientemente cerca de nosotros para poder secar nuestras lágrimas, luchar con nosotros en nuestra ira, atravesar la oscuridad de nuestra confusión.

"¿De qué hablan mientras caminan?"

Las Escrituras cobran vida

Desde mi adolescencia, me ha sorprendido con frecuencia la forma en que Dios parece responder a mis preguntas no formuladas a través de las lecturas de la misa. La primera vez que me di cuenta de esto tenía probablemente doce años. Semana tras semana, las lecturas de la misa dominical parecían haber sido elegidas específicamente para mí. Ofrecían luz, consuelo, valor y convicción respecto a las cosas que estaba viviendo en mi vida de doce años. En cierto sentido, sentí que Jesús "venía a mi lado" y me hacía aquella sencilla pregunta que había formulado hace 2000 años: "¿Qué estás discutiendo mientras caminas? Quiero saber qué está pasando en tu vida. Quiero que te liberes con mi verdad, que te fortalezcas en mi camino, que te animes con mi amor".

"¡Ninguna otra oración tiene el poder de la celebración de la Liturgia para darnos la posibilidad de un verdadero encuentro con Jesús!"

Esto no era sólo una bella idea espiritual. En su reciente carta Desidario Desideravi, el Papa Francisco se refiere a una homilía del Papa San León Magno, quien dijo que la belleza de la liturgia es que lo que era visible en Jesús mientras caminaba por esta tierra, lo que los discípulos podían ver con sus ojos y tocar con sus manos, sus palabras, su presencia encarnada, su mismo amor por ellos, el misterio de la redención, todo, había pasado a la celebración de los Sacramentos. (1) ¡Ninguna otra oración tiene el poder de la celebración de la Liturgia para darnos la posibilidad de un verdadero encuentro con Jesús!

La verdad difícil

Jesús amaba demasiado a sus discípulos como para dejarlos en su ilusión sobre el sentido de su vida y la de ellos. No dijo: "Oh, lo siento mucho. Realmente voy a empezar algo súper ahora que he resucitado de entre los muertos y tengo un gran lugar para ustedes en mis planes".

En cambio, el Evangelio de Lucas afirma: "Y les dijo: '¡Oh, qué tontos sois! ¡Qué lentos de corazón para creer todo lo que dijeron los profetas! ¿No era necesario que el Mesías padeciera estas cosas y entrara en su gloria?" (Lucas 24:25-26)

Unas palabras tan difíciles pero tan vivificantes.

"Jesús, en cambio, me ayuda a ver la forma en que el amor del Padre está escribiendo derecho con lo que parecen ser los renglones torcidos de mi vida".

A decir verdad, hay muchos momentos de corazón roto en los que me hubiera gustado oír a Jesús decirme: "Voy a mejorar todo, y vas a poder mantener tus sueños como los tenías. Sólo espera a ver lo que estoy haciendo por ti". Jesús, en cambio, me ayuda a ver el modo en que el amor del Padre está escribiendo recto con lo que parecen ser los renglones torcidos de mi vida. Las lecturas de la Misa abren un camino que sólo conduce a la vida a través del amor entregado y sacrificado del Calvario.

Un corazón ardiente

Al final de la narración, después de que los dos discípulos hayan escuchado las palabras de verdad y de vida de Jesús, después de que Jesús haya partido el pan con ellos por la noche, los dos viajeros estallan de asombro y de alegría: "¿No ardía nuestro corazón [dentro de nosotros] mientras nos hablaba en el camino y nos abría las Escrituras?" (Lucas 24:32)

"¡Eso es lo que quiero! ¡Un corazón ardiente! ¿No es eso lo que todos queremos?"

¡Eso es lo que quiero! ¡Un corazón ardiente! ¿No es eso lo que todos queremos? ¿Un corazón que arda con tal significado y esperanza y confianza que podamos caminar a través de cada situación en nuestras vidas, seguros en el amor de nuestro Padre?

Cuando escucho año tras año la Liturgia de la Palabra en la misa del domingo, escucho a Jesús, y Jesús me escucha a mí. Jesús me recuerda que hay alegría en tomar la Cruz y que todavía tengo sentido en las estaciones de invierno de mi vida cuando la semilla parece estar enterrada en la tierra. La energía que doy al servir a otro vale la pena porque es entonces cuando realmente estoy sirviendo a Cristo, y la resurrección siempre sigue a esos momentos de calvario que marcan mi vida: Cuando me experimento pobre y necesitado de él y de los demás, soy realmente bendecido.

Cuéntale todo a Jesús

Jesús viene junto a ti cada domingo en la celebración de la Eucaristía. Te pregunta qué hay en tu corazón mientras te preparas para la Celebración Eucarística. Habla con Jesús de lo que te alegra o entristece. Él te pregunta: "¿Qué pasa dentro de ti?". Cuéntale a Jesús todo. ¿Qué necesitas? ¿Qué te gustaría tener? ¿Qué sientes que has perdido? ¿Dónde necesitas su ayuda? ¿En qué aspecto de tu vida te gustaría ver más claramente la presencia de Dios?

Después de haber tenido el valor de compartir honestamente tu corazón con Jesús como lo hicieron estos dos discípulos, espera que en la proclamación de la Palabra de Dios en la Liturgia de la Palabra, Jesús comparta contigo lo que tiene en su corazón para ti.

"En la Misa, a través de la presencia de Jesús, tanto en la Palabra como en los Sacramentos, cumple su deseo y su promesa de estar con nosotros, con cada uno de nosotros, siempre."

"¿De qué hablan mientras caminan?"

Podemos intentar encontrar nuestro propio camino en los momentos más difíciles de la vida, pero Jesús quiere caminar a nuestro lado y ayudarnos a encontrar en esos lugares rotos el sentido y la esperanza. En la Misa, a través de la presencia de Jesús, tanto en la Palabra como en los Sacramentos, cumple su deseo y su promesa de estar con nosotros, con cada uno de nosotros, siempre.

----

(1) Cf. León Magno, Sermo LXXIV: De ascensione Domini II, 1: "quod [...] Redemptoris nostri conspicuum fuit, in sacramenta transivit". Citado en el Papa Francisco, Carta Apostólica Desiderio Desideravi, nº 9.

Actualizaciones semanales e inspiración
Gracias por suscribirse.
¡Ups! Algo salió mal al enviar el formulario.
Copyright © 2022 USCCB. Todos los derechos reservados.